Nuevos Desarrollos para la Zona Franca Bahía Blanca Coronel Rosales

Más Industrias
Seguinos en

Las zonas francas son espacios del territorio donde la mercadería no es sometida al control habitual del servicio aduanero y, tanto su importación como su exportación, no están gravadas con tributos.

Hay trece zonas francas habilitadas en la Argentina, desde Puerto Iguazú a Río Gallegos. Bien aprovechadas, estas áreas pueden ser impulsoras de polos de desarrollo regional, atraer inversiones y generar trabajo al aumentar la e­ficiencia y reducir los costos.

En este escenario de pandemia, las reglas están cambiando y se plantea en el sector la necesidad de revisar la legislación de manera que puedan ser más competitivas frente a otras del Mercosur y del mundo, estimulando las exportaciones nacionales y regionales, integrando a la Argentina a la región y mejorando el flujo de los productos locales.

En particular, la Zona Franca Bahía Blanca Coronel Rosales (ZFBBCR) encontró en la crisis generada por 2020 una oportunidad para ampliar sus operaciones y seguir creciendo. Su presidente, Santiago Mandolesi Burgos, compartió con Más Industrias cómo fue este proceso.

Santiago Mandolesi Burgos, Presidente Zona Franca Bahía Blanca Coronel Rosales (ZFBBCR).

¿Cómo están terminando este año después de las complicaciones que trajo el 2020?

Hay circunstancias de crisis que terminan siendo oportunidades: mayo (2021) fue el mes récord de ingresos y egresos de la zona franca.

De mayo a agosto de 2020, empezó a reactivarse el comercio porque las di­ficultades internacionales hacían que fuéramos un eslabón importante, sobre todo para la pyme, para poder acopiarse frente a la incertidumbre que generaban las circunstancias.

Eso generó que estuviésemos trabajando sobre récord histórico de carga en volumen de depósito del Área Operativa I.

Además, las grandes empresas del Polo Petroquímico de Bahía Blanca vieron que les servía como un buffer de repuestos e insumos críticos para tenerlos no nacionalizados, pero sí a 24 horas de poder retirarlos y utilizarlos. Eso signi­ficó también una mayor carga que hoy continúa. Pasamos de tener 120 empresas usuarias a 178 este año.

¿Y con los puertos de Bahía Blanca y Coronel Rosales?

Lo venimos trabajando en reuniones, que nunca se habían dado, con el ministro de Producción de la Provincia de Buenos Aires, Augusto Costa, y con los presidentes de los puertos: por primera vez en la historia estamos pensando al estuario de Bahía Blanca como una región y no como dos puertos divididos.

Estamos ampliando la capacidad para seguir prestando servicios al Puerto de Bahía Blanca y que sea el ingreso y egreso de Vaca Muerta, una acción estratégica para el desarrollo de la provincia y de la Nación.

Con el Puerto de Coronel Rosales tenemos varias acciones en proceso. Una tiene que ver con reparaciones de buques, pesqueros principalmente, que es clave. Coronel Rosales tiene una cantidad de empresas vinculadas para prestar servicio y estamos tratando de ampliar esa capacidad pensando en esos repuestos internacionales que ingresan a la zona franca que los compra una cámara, en forma colectiva, para bajar los costos, y los van sacando por empresa. Otra es que estamos pensando en tener una subzona franca service del muelle para poder operar los buques internacionales que no tienen que nacionalizar sus repuestos.

ZFBBCR, una de las 13 zonas francas habilitadas en Argentina.

Tener la posibilidad de hacer reparaciones pequeñas, las de mantenimiento, y el repuesto podría venir a la zona franca y de ahí a una subzona franca y muelle para ser colocado en el buque. Con esto estamos compitiendo con los puertos de Uruguay, generando mano de obra y trabajo acá.

¿Cuál es la estrategia de la ZFBBCR en relación con las PYMES?
Tenemos un trabajo permanente. El Puerto de Bahía Blanca busca sinergia con la zona franca para traer mayor carga y la Cooperativa Eléctrica de Punta Alta (el concesionario que, en acuerdo con el puerto, administra la ZFBBCR) tiene una visión de desarrollo de la región, con lo cual lo que buscan es prestar un servicio a la comunidad, a sus empresas y a ambos puertos.

En ese marco, salimos con una estrategia común que, después de un proceso de desarrollo de la zona franca que empezó en 2013, hoy tiene una consolidación donde las empresas saben cómo van a operar, el tiempo que tardan en retirar la mercadería, saben que no hay costos ocultos, todo aceitado y dinámico.

¿Qué otros desarrollos están pensando en relación con Vaca Muerta?

Estamos trabajando con las autoridades de aplicación para que se autorice el cumplimiento de las importaciones temporales en la zona franca. Los grandes equipos petrolíferos y gasíferos que se utilizan en Vaca Muerta no son propiedad de los explotadores: se alquilan por el mundo. Se utilizan por dos o tres años, salen y vuelven a entrar o van a otro lugar.

El problema es que en esta entrada y salida se van a Uruguay, hacen las reparaciones y vuelven a entrar. Ese movimiento lo paga el explotador. Estamos aumentando los costos de producción cuando podríamos generar los mantenimientos dentro de una zona franca, permitiendo bajar los costos y mano de obra local.

Zona Franca Bahía Blanca Coronel Rosales (ZFBBCR).
Zona Franca Bahía Blanca Coronel Rosales (ZFBBCR).

¿Cómo se encuentra la Argentina en materia de legislación de zonas francas?

Es necesaria una actualización. El régimen de zonas francas tiene una fortaleza y una debilidad. En una Argentina donde la previsibilidad y la seguridad no suelen ser moneda corriente, el régimen de zonas francas lo ha sido. Desde su creación, en el año ´94 a la fecha, nunca se modi­ficó.

Ahora, también ha sido una debilidad porque en el mundo globalizado nos estamos perdiendo de ser más competitivos. La autoridad de aplicación viene trabajando en alguna modi­ficación y hay consenso de distintos sectores políticos en este sentido.

Con la pandemia se ha replanteado esta circunstancia de tener a la producción más cerca, literalmente. Países como EE.UU. o Canadá empezaron a mirar nuevamente a una región cercana con todas las capacidades productivas, los recursos humanos, la logística y los puertos, y tenemos que estar abiertos a eso.

Claramente, hay que proteger la industria nacional, pero con esto vamos a generar mano de obra, las empresas tendrán que tributar en la Argentina, lo que redundará en una mejora de la economía nacional. Ése es un debate que hay que dar.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.