Revista Más Industrias

Los incendios en el Delta del Paraná no frenan: ya se quemaron más de 10 mil hectáreas

La Universidad Nacional de Rosario activó un servicio telefónico de salud por las quemas y recibió 100 llamadas en dos horas.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación anunció que el Gobierno nacional ampliará la denuncia ante el Juzgado Federal de Victoria, en Entre Ríos, para identificar a los responsables de los incendios forestales que continuaban consumiendo hectáreas en las islas del Delta del río Paraná y que afectaban con el humo a la ciudad santafesina de Rosario.

En tanto, los primeros estudios presentados por el Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), consignaron que en las últimas horas se quemaron 10.000 hectáreas en el delta del Paraná.

“Hicimos una denuncia el Juzgado Federal de Victoria que consistió en la entrega de los registros de las cinco cámaras de detección de humo y calor instaladas en el Delta; y del inicio, el tiempo y la georreferenciación de los focos de incendios que se produjeron en la zona entre mayo y mediados de julio”, detalló en diálogo con la agencia de noticias Télam el viceministro Sergio Federovisky.

En ese sentido, precisó que en la presentación realizada el 15 de julio pasado se solicitó al juez “que cruce esos registros con los datos catastrales para poder identificar la procedencia de los focos y a quién pertenecen los campos donde se inician esos incendios” con el fin de impulsar acciones concretas que deriven en el cese de la quema de pastizales en las islas del Delta del Paraná, ya que -se indicó- durante julio pasado se registraron más de 1.000 focos ígneos.

Hectáreas bajo fuego

La información entregada a la justicia por la cartera de Ambiente, proviene del programa “Red de Faros de Conservación del Delta del Río Paraná”, creado en 2020 mediante la Resolución 432, una respuesta integral al problema ambiental del Delta, que consiste en establecer nodos de una red de áreas protegidas en diferentes puntos de la región para fortalecer la presencia institucional y operativa en el territorio, y desplegar un plan de detección temprana de incendios.

Los faros operativos se encuentran en la localidad santafesina de Puerto Gaboto, ubicado en el Parque Nacional Islas de Santa Fe; otro en la Reserva Natural Isla del Sol, en Villa Constitución, provincia de Santa Fe; la Reserva Municipal Isla Charigüé, ubicada frente a la ciudad de Rosario; el cuarto nodo se encuentra en las inmediaciones del Parque Nacional Pre Delta en Entre Ríos; y el quinto se instaló en el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, en la zona ribereña de la provincia de Buenos Aires, a la altura de Campana.

No obstante, recordó que la función del Ministerio de Ambiente con respecto al Plan Nacional de Manejo del Fuego, es prevenir y combatir los incendios forestales”, mientras que las sanciones “le corresponden a la justicia”.

“Entendemos que, si esto se está reproduciendo y de manera tan brutal, es porque hay una sensación de impunidad absoluta, porque nadie es perseguido por una acción que hoy está prohibida, que es la de prender fuego en un área con un nivel de adversidad climática histórica”, subrayó el viceministro.

La Dirección de Salud de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) habilitó este martes una línea telefónica para consultas por problemas respiratorios a raíz del humo por la quema de pastizales en las islas del Delta del Paraná que afecta a la ciudad santafesina, y recibió “100 llamadas” en las primeras horas del servicio.

“Organizamos un dispositivo de atención, contención y evaluación, en primera instancia telefónica, y a partir de ahí de derivación o de citación al centro de salud para hacer consulta presencial”, dijo a la agencia de noticias Télam el director de Salud de la UNR, Ricardo Nidd.

El servicio se puso en marcha este martes a partir de las 10 de la mañana y antes del mediodía ya habían sido atendidas 100 llamadas, informó el profesional de la salud.

El servicio, al que puede accederse mediante el número telefónico 341-5311944 y que también recibe consultas vía Whatsapp, está activo entre las 10 y las 16, pero las consultas pueden enviarse en cualquier horario.

“Tenemos dos médicos que responde las consultas, estamos viendo de ampliar el horario”, explicó Nidd y precisó que un servicio similar se había puesto en práctica durante la pandemia de coronavirus para evitar las consultas presenciales.

El trabajo de los brigadistas incluye monitoreo, tareas técnicas y logísticas y el combate propiamente dicho en territorio en los dos comandos.

Para el director de Salud de la UNR, “la situación sanitaria es grave” por la permanencia del humo sobre la ciudad y sus efectos sobre “criaturas, ancianos y personas con patologías respiratorias”.

Puntualizó que la Sociedad Argentina de Neumonología “nos está hablando de la posibilidad de daños crónicos, a largo plazo, porque el aire contaminado está sostenido en el tiempo”.

Nidd sostuvo que la situación que viven Rosario y otras ciudades aledañas por los incendios intencionales en la zona de islas del Delta del Paraná “es de altísima preocupación”.

En cuanto al servicio de atención telefónica ofrecido por la UNR, indicó que “es un paliativo sobre una decisión que nos excede y que es del poder político, que no ha podido dar respuesta suficiente” a los incendios y sus consecuencias sobre la salud de la población y el daño ambiental al humedal.

Denuncias cruzadas

Por su parte, la secretaria de Ambiente de Entre Ríos, María García, dijo este martes que las causas de los incendios en las islas y zonas del delta del río Paraná, principalmente frente a Rosario, “son múltiples pero todas por acción humana”.

Los principales focos ígneos se registran en la zona de las islas Las Lechiguanas, del departamento Gualeguay, y en las localidades bonaerenses de San Nicolás y San Pedro.

Allí, el sábado pasado se realizó una inspección en vuelos donde detectaron que el fuego se había apagado, pero por la tarde “comenzó nuevamente”, algo que suele ocurrir, por lo que más de 100 brigadistas de Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires y Nación trabajan sin descanso en esa zona.

A las islas “se llega por helicóptero porque los riachos están secos”, explicó la funcionaria provincial, por lo que si un fuego se detecta por la tarde “ya no se puede llegar, no dan las condiciones y la luz para trasladar” a los brigadistas.

En diálogo con Télam, García manifestó que las causas que provocan los incendios “son múltiples, todas son por acción humana”.

“Muchos (fuegos) los hace gente que llega a la isla; que se baja a mirar y deja un cigarrillo prendido; tenemos datos de dueños mandan a peones a quemar; gente que prende sus residuos; el pasto que cortó; y hasta detectamos gente que prende fuego a caballo”, detalló.

En ese marco, precisó que el Gobierno entrerriano no puede “encontrar al culpable”, pero sí provee “de mucha información a la Justicia” para dar con los responsables.

El trabajo de los brigadistas incluye monitoreo, tareas técnicas y logísticas y el combate propiamente dicho en territorio en los dos comandos.

Además de brigadistas de Entre Ríos; Santa Fe; Buenos Aires; San Luis: del Ministerio de Seguridad de la Nación; y brigadistas nacionales; el SIstema Nacional de Manejo del Fuego provee diariamente de seis helicópteros y cuatro aviones.

Revista Más Industrias
Seguinos en

Revista Más Industrias

Revista industrial de Argentina, fundada en el año 2013, y medio de comunicación. Artículos y noticias sobre pymes, agricultura, empresas, negocios, tecnología y temas relacionados. La Pampa, Bahía Blanca y Neuquén.