Brasil evalúa prohibir a Huawei en la construcción 5G

Más Industrias
Seguinos en

El gobierno de Jair Bolsonaro se alinea con el pensamiento del Presidente Trump respecto a la industria china y las nuevas conexiones.

Fuentes del gabinete perteneciente al gobierno brasileño informaron que Brasil ve a China como una amenaza global a la privacidad y soberanía de los datos.

La fuente aclaró que, no obstante, todavía no se ha tomado una decisión definitiva. En medio de la puja entre Estados Unidos y China, hasta el momento Brasil se abstuvo de decir si cederá a las peticiones de Washington de que efectivamente se mueva en esta dirección. Con esta postura, el gobierno de Bolsonaro se alinea con el de Donald Trump, considerando a China como una amenaza global.

En caso de tomarla, será una decisión muy pesada a nivel internacional, y eso podría generar un fuerte repudio de Xi Jinping, aunque, según la misma fuente cercana a Bolsonaro, no habrá represalias porque “China depende de las importaciones agrícolas brasileñas”.

 Representantes del gobierno brasileño se amparan en que otros países que prohibieron las operaciones de Huawei, hasta el momento no han sufrido mayores consecuencias por parte del régimen de Xi Jinping.

En contraste, Yang Wanming, embajador de China en Brasil, manifestó recientemente en una entrevista que la decisión sobre las operaciones de Huawei ayudará a definir la relación entre los dos gigantes de los mercados emergentes. “Lo que está en juego es si un país puede establecer reglas de mercado basadas en la apertura, la imparcialidad y la no discriminación para todas las empresas”, apuntó.

El Ministerio de Comunicación de Brasil, por su parte, indicó en un breve comunicado que la definición sobre el 5G de Huawei representa un asunto de seguridad nacional que involucra a muchas partes interesadas, incluidos los ministerios de economía y de asuntos exteriores. El texto difundido por esa cartera añadió que los líderes de todos los países involucrados se encuentran discutiendo el tema.

La decisión del gobierno de Bolsonaro no es sencilla, ya que China no es cualquier socio comercial. El gigante asiático fue el destino del 40% de las exportaciones brasileñas en el primer semestre del año, según datos del Ministerio de Agricultura. Las ventas al país, sobre todo de soja, generaron más ingresos que las de Estados Unidos, América Latina, Europa, África y Medio Oriente juntas.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.