Revista Más Industrias

Brasil continúa en deflación

El IPC brasileño registró retroceso de la inflación en agosto por segundo mes consecutivo, influenciado por la baja de las tarifas eléctricas y de los precios de los combustibles.

Los precios al consumidor en Brasil cayeron por segundo mes consecutivo, un descenso justo por debajo de las previsiones de los economistas, luego de un paquete de rescate del presidente Jair Bolsonaro destinado a revitalizar su candidatura a la reelección.

Los datos oficiales publicados el fin de semana mostraron que los precios al consumidor cayeron un 0,36% en agosto, por debajo de las estimaciones promedio de los analistas encuestados por la agencia Bloomberg de una contracción del 0,40%. La inflación anual se desaceleró a 8,73%, volviendo a un solo dígito por primera vez en un año.

El gerente de la encuesta realizada por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), Pedro Kislanov, dijo que la desaceleración de la deflación estuvo influenciada por las tarifas eléctricas y los precios de los combustibles.

Consultado por la Agencia Brasil, Kislanov explicó que hubo una retracción menos intensa de las tarifas de electricidad (-1,27%) en agosto. En julio la caída fue de 5,78%, como consecuencia de la reducción de impuestos. Según el investigador, también hubo aceleración en algunos sectores, como salud y cuidado personal (1,31%) y vestuario (1,69%), y una caída menos fuerte en el grupo transporte en agosto.

Comicios

En julio, el precio de la gasolina cayó un 15,48% y, en agosto, la retracción fue del 11,64%. Como resultado, el grupo transporte registró -3,37%, con una caída del 10,82% en los precios de los combustibles. En el mes, la gasolina vehicular cayó un 2,12%, el gasoil cayó un 3,76% y el etanol se abarató un 8,67 por ciento.

El 2 de octubre, los brasileños votarán en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, en un ciclo electoral dominado por preocupaciones sobre cuestiones financieras, como los precios de la gasolina y los salarios. Para cerrar la brecha con el expresidente y favorito Luiz Inácio Lula da Silva, Bolsonaro destinó 8.000 millones de dólares en ayuda a la economía, incluidos recortes de impuestos sobre los servicios públicos, el combustible y la electricidad, dinero para los brasileños pobres.

Mientras tanto, el Banco Central de Brasil elevó la tasa de interés de referencia en 11,75 puntos porcentuales desde marzo de 2021 para combatir una serie de choques de precios. El jefe de la entidad, Roberto Campos Neto, reiteró que los encargados de la política monetaria evaluarán un aumento adicional en la reunión de este mes.

Excepción

Los esfuerzos combinados lograron, al menos temporalmente, bajar los precios y los pronósticos del costo de vida. Por otro lado, la inflación anual aún se encuentra muy por encima de la meta de 3,5% para este año y 3,25% para 2023.

Más preocupante para Bolsonaro es que su apoyo electoral se ha estancado en las últimas semanas a pesar de una serie de buenos indicadores económicos, incluida la caída de la inflación, así como una sólida creación de empleo y una caída del desempleo.

Los precios más bajos en Brasil hacen del país una excepción regional. El mes pasado, la inflación anual de México alcanzó su nivel más alto desde 2000, mientras que la de Chile alcanzó su nivel más alto en 30 años.

Revista Más Industrias
Seguinos en

Revista Más Industrias

Revista industrial de Argentina, fundada en el año 2013, y medio de comunicación. Artículos y noticias sobre pymes, agricultura, empresas, negocios, tecnología y temas relacionados. La Pampa, Bahía Blanca y Neuquén.