Lo que el 2020 nos dejó

En 2020, el avance global de la pandemia generó un colapso en la economía mundial de magnitudes solo comparables con la de la gran depresión de los años 30, con la particularidad de que se trató de una recesión que afectó a todas las economías del mundo en simultáneo.

Según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) se proyectó una caída del 3,8% en Estados Unidos, del 5,7% en la Eurozona y una contracción del 5,3% en América Latina.

Para la economía argentina, se pronosticó un descenso del 6,5% en 2020, cifra que coincide con la que hizo el Ministerio de Economía en el marco de la negociación de la deuda con los acreedores externos.

Por su parte, el relevamiento de expectativas de mercado que realizó el BCRA dio una proyección en mayo de una caída en torno a 9,3% para 2020. Considerando la historia reciente, cabe señalar que este nivel de contracción está en línea con la caída de la crisis de 2002 cuando la economía se redujo 10,9%.

Tal como explica Diana Mondino, economista de la Universidad CEMA, “2020 ha sido un año de shock para las economías del mundo. Las empresas y familias han tenido grandes cambios. Algunas perdieron su trabajo, pero otras encontraron oportunidades insospechadas.

Se hizo evidente cuan interrelacionadas están todas las actividades, que toda actividad que se elimina tiene fuertes costos y también cuánto pueden mejorar algunas gestiones. El e-commerce o los medios de comunicación tuvieron saltos positivos, y otras actividades como turismo y gastronomía han sufrido notablemente”.

Balanza comercial y composición de exportaciones

Según un informe del INDEC, en octubre de 2020 las exportaciones alcanzaron U$S 4.616 millones y las importaciones, U$S 4.004 millones. El intercambio comercial (exportaciones más importaciones) disminuyó 13,9%, en relación con igual período del año anterior, y alcanzó un valor de U$S 8.620 millones.

La balanza comercial registró un superávit de U$S 612 millones, U$S 1.156 millones inferior al del mismo mes de 2019, y se dio principalmente por la caída de las exportaciones de U$S 1.273 millones y, en menor medida, por una baja de U$S 117 millones de las importaciones. La composición de las exportaciones para octubre 2020 fue la siguiente:

  • 46,2% fueron manufacturas de origen agropecuario.
  • 27%, manufacturas de origen industrial.
  • 22,8%, productos primarios.
  • 3,9%, combustible y energía.

Sector agroindustrial durante el 2020

María Eugenia Bertella es economista agraria. Respecto de los aportes del sector agroindustrial nacional durante 2020, comenta: “El complejo mantuvo durante este año un rol fundamental siendo uno de los actores principales en la generación de divisas de la economía argentina. Hacia la primera mitad explicó el 74% de las exportaciones nacionales aportando U$S 20.000 millones a la economía nacional y aportó un total de U$S 3.643 millones en concepto de retenciones”.

Sobre la producción de granos de la campaña actual, explica que es menor a la campaña anterior. “En soja la campaña gruesa 19/20 fue menor que la anterior, aunque con mejoras en la producción de maíz. La campaña fina 20/21 traerá una menor oferta de granos como consecuencia de la sequía. La producción de carne bovina se mantiene a niveles promedio, pero como consecuencia de la crisis económica se ha reducido el consumo local aumentando la oferta exportable. En leche, se observa un crecimiento interanual constante”.

¿Cómo le fue a la construcción?

Durante el último trimestre del año, el sector de la construcción vivió uno de los repuntes sectoriales más vigorosos luego del abrupto derrumbe de la actividad que causaron la pandemia de coronavirus covid-19 y las medidas de aislamiento social dispuestas para intentar paliarla.

Según el Índice Construya (IC), en octubre la actividad del sector creció 3,84% con respecto a septiembre último. Asimismo, los despachos de insumos de las empresas del grupo se ubicaron 15,8% por encima de los registrados el mismo mes del año anterior.

Tal repunte se explica, en parte, por la apertura de la actividad y las tensiones cambiarias disparadas por la decisión del Banco Central de limitar las compras de divisas para atesoramiento y endurecer las trabas cambiarias. Todo esto provocó el desvío de las inversiones hacia el sector, dada la oportunidad en la que se convirtió.

A su vez, producto del crecimiento de la demanda, los precios de la construcción, medidos por el Índice de Costos de la Construcción que elabora el Indec, indicaron una suba de 3,7% en octubre, y 32,8% en términos interanuales. Respecto de las expectativas del sector para el año que viene Iván Szczech, el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, se mostró optimista tras la aprobación del Presupuesto 2021 según el cual la inversión del Estado nacional en obra pública será de $ 835.000 millones. “La idea es que demos vuelta una página de desinversión que hemos venido teniendo, y generemos inversión pública por lo menos a nivel nacional, porque las provincias están complicadas”, aseguró.

Perspectivas para el año 2021

Respecto de las expectativas para el año que comienza, Bertella cree que “la agroindustria argentina es altamente competitiva y los grandes desafíos siguen siendo aquellos relacionados con el agregado de valor y la generación de empleo y para ello es fundamental lograr una agenda entre los estados provinciales y nacional junto al sector privado donde se generen condiciones de estabilidad de las principales variables macroeconómicas, de manera que permitan generar un tipo de cambio real competitivo; la consolidación y apertura de nuevos mercados”.

También propone abordar temas como transportes, infraestructura, presión tributaria, y todos aquellos que caracterizan a la heterogeneidad de las cadenas que componen al sector e incorporar la sustentabilidad en los diferentes sistemas productivos del agro argentino.

Por su parte, Mondino cree que “para 2021 lo más relevante es que quede claro que lo que creíamos saber puede haber cambiado… ¡y mucho! La forma de trabajar, los productos indispensables, las relaciones de precios y los mercados con los que interactuamos han tenido también su propio shock. No demos nada por sentado y redefinamos nuestra actividad para adaptarnos a este desafío”.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.