Revista Más Industrias

Sector agropecuario pampeano: balance del primer semestre y expectativas para el 2022

Más Industrias conversó con Marcelo Rodríguez, presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa, sobre las variables en el sector agropecuario para el primer semestre del 2022, como así también del impacto y expectativas para la finalización del año.

El 2021 fue un año con todos los condimentos en el que se pudo observar una gran fluctuación en la rentabilidad del agro, ¿Cómo inició el 2022?

El 2022 inició con una gran volatilidad en los precios de cereales, fundamentalmente por la situación bélica mundial. La situación inicial era optimista pues los regímenes de lluvia del año 2021 habían colaborado bastante con la producción de cereales, oleaginosas y pasturas.

La única variable que favorecía al productor fue el aumento de los valores de las commodities, pero rápidamente esta ventaja fue licuada con los aumentos de insumos y costos fijos, dejando en una zona neutra los cálculos de rentabilidad.

¿Cuál es el posicionamiento y qué lugar ocupa La Pampa en la producción, comercialización y exportación?

Las estadísticas disponibles del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca indican que La Pampa tuvo en la campaña 2021-22, una producción de trigo de 725.488 toneladas en 281.540 hectáreas recolectadas, es decir un rendimiento promedio de 2,5 toneladas por hectárea, representando el 3,2% del total nacional.

Marcelo Rodríguez
Marcelo Rodríguez, presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa.

Las estadísticas del mismo origen indican para la campaña 2020-21 (no están cerradas aún las de 2021-22) los siguientes niveles de producción de girasol, maíz y soja.

La Pampa produjo en la campaña de girasol 340.529 toneladas en 151.580 hectáreas cosechadas, es decir un rendimiento por hectárea de 2,2 toneladas, representando el 9,9% del total nacional.

La Pampa produjo en la campaña de maíz 2.537.318 toneladas en 375.210 hectáreas cosechadas, es decir un rendimiento por hectárea de 6,7 toneladas, representando el 4,2% del total nacional.

Finalmente, en soja La Pampa produjo en dicha campaña 1.123.733 toneladas en 482.117 hectáreas cosechadas, es decir un rendimiento por hectárea de 2,3 toneladas, representando el 2,4% del total nacional.

La participación en la producción de cada uno de los granos citados da una idea aproximada de la participación de La Pampa en la exportación de cada uno de ellos. Estamos siguiendo con atención los mejoramientos genéticos en algunas semillas que podrían incrementar la participación de nuestra provincia en la producción nacional.

Producción de granos en La Pampa primer semestre 2022
Comparación de la producción de trigo, girasol, maíz y soja en La Pampa.

¿Qué influencia tiene la producción de carne local a nivel nacional e internacional?

De acuerdo a la información del SENASA nuestra provincia tenía un stock al 31 de diciembre pasado de 3,2 millones cabezas en 7.728 establecimientos, que representa un 6,02% del total nacional (53,4 millones de cabezas).

Las mayores existencias por departamentos se dan en Utracán, Conhello, Atreucó y Rancul. Después de la caída muy pronunciada del stock en el período 2003-2010, desde este último año se inició una recuperación tanto del stock total como de los vientres.

Sobre un total faenado en 2021 en todo el país de 12,9 millones de cabezas, en los frigoríficos ubicados en La Pampa se faenaron 396.519 cabezas, 3,1% del total nacional, que ubican a esta provincia en el quinto lugar. De acuerdo a nuestras estimaciones, algo más del 30% de la faena de La Pampa tendría destino externo. Si bien las exportaciones han mostrado un leve descenso respecto de años anteriores, el precio por tonelada exportada aumentó un 42,7% en mayo 2022 respecto del mismo mes del año anterior. China sigue siendo el destino mayoritario.

¿Cómo se da el acceso a maquinarias, fitosanitarios o productos para el agro? 

El momento más complicado en las importaciones se va a producir de aquí para adelante debido a las restricciones planteadas por el gobierno, fruto de la complicada situación macroeconómica. Las maquinarias agrícolas, los fitosanitarios y los fertilizantes todos tienen parte o totalidad de componentes importados. A los factores internacionales que estamos acostumbrados a manejar, se le deben sumar la problemática local que va en aumento y termina por ser más perjudicial.

Está prácticamente confirmada la llegada de una tercera Niña consecutiva, que estará al menos presente hasta diciembre, ¿cómo impacta en el campo?

El tema del clima es cíclico, la situación actual de sequía afecta efectivamente nuestra región y el panorama hacia adelante no es muy esperanzador. Pero la situación se vuelve preocupante cuando las reglas del mercado y las normas emanadas por el poder político son inciertas y no responden a un programa integral, dejando al productor ante una situación indefensa, donde a los riesgos del clima que son característicos de nuestra actividad, se suma una falta de planificación y respeto por las cuestiones políticas y económicas. 

¿Qué consecuencias trajo la falta de gasoil?

El desmanejo en el mercado de los hidrocarburos, trajo como consecuencia la falta del gasoil como insumo esencial para la producción agropecuaria. Nos encontramos con demoras en los inicios de las labores de cosecha del maíz o la siembra de la campaña de invierno, esto trae consecuencias negativas en las BPA (rotaciones, preservación de suelos, manejo de malezas, etc.) y los rindes.

Asimismo, surge un mercado paralelo con precios distorsionados que afectan toda la cadena de costos que no se hacen visibles para las estadísticas oficiales.

¿Qué análisis o reflexión pueden hacer para el cierre de la campaña 2022-2023?

Las expectativas están negativamente influenciadas por un contexto político, económico y social sumamente complicado. No es esperable un desarrollo sostenido de la producción de alimentos mientras se observen: falta de rumbo económico, inflación descontrolada, falta de crédito externo y muy acotado del interno, alta brecha cambiaria, pérdida de referencia en los precios, e intenciones de incrementar una presión fiscal muy alta.

Por ello, nuestra demanda es tener de una vez y para siempre un razonable marco macroeconómico que sea la base de la recuperación económica y social de un país con décadas de retroceso. En lo económico, es imprescindible iniciar un camino que logre el saneamiento del gasto público en los tres niveles de estado. Y no pretender nivelar el déficit de las cuentas públicas con nuevos y extravagantes impuestos. Bajo esas condiciones, la producción agropecuaria pampeana responderá mucho mejor de cómo lo ha hecho hasta el presente. Estamos convencidos de nuestra competitividad para producir alimentos. Sólo nos falta un marco ordenado y reglas claras sostenida

Revista Más Industrias
Seguinos en

Revista Más Industrias

Revista industrial de Argentina, fundada en el año 2013, y medio de comunicación. Artículos y noticias sobre pymes, agricultura, empresas, negocios, tecnología y temas relacionados. La Pampa, Bahía Blanca y Neuquén.