Eficiencia energética en la construcción: las claves del ahorro

Más Industrias
Seguinos en

El uso racional de la energía y el ahorro son dos pilares que mueven a la sociedad moderna. En este contexto, comenzaron a implementarse construcciones que eviten la pérdida del calor en invierno y la entrada de calor en verano. Revista Más Industrias entrevistó a Luciano González, Arquitecto MP 265, quién habló de la eficiencia de los aislantes térmicos en la construcción.

¿Qué es el aislamiento térmico y cómo funciona?

Arquitecto Luciano Gonzalez

El aislamiento térmico es el conjunto de materiales y técnicas que se aplican para reducir la transmisión de calor e intercambios térmicos entre dos medios o elementos constructivos. Estos materiales ponen resistencia al paso del calor y frío. Cuanto más retarde las filtraciones del exterior al interior o viceversa mejor considerado será el aislante. Son denominados malos transmisores del calor o que su conductividad térmica es muy baja.

¿Cuáles son los tipos de aislantes térmicos?

Los materiales más usados como aislantes térmicos se pueden clasificar en 3 grupos:

Lana de roca asilante térmico mineral.
  • Lana mineral: la lana de vidrio es unos de los materiales más usados del mercado. Ofrece altas prestaciones en aislamiento térmico y buenos aislantes acústicos. Su resistencia al fuego aceptable. Por otro lado, la lana de roca es considerado el mejor aislante térmico. Proporciona aislamiento acústico y refuerza la seguridad contra incendios. Es 100% ecológico, protegen al hogar de la humedad y no causan efectos nocivos para la salud.
  • Aislantes Sintéticos: poliestireno y poliuretano. Son de los más efectivos, económicos y de venta masiva. Pero generan impacto ambiental elevado, no son renovables, deben protegerse para aumentar su resistencia al fuego.
  • Materias vegetales naturales: celulosa, corcho, algodón, viruta de madera, etc. Reducen el impacto ambiental, de materia prima renovable. Pero, se le deben incorporar tratamientos para hacerlos resistentes a fuego. Son más caros y no se encuentran fácil en el mercado.

¿Cómo colabora el aislante térmico en el ahorro de energía?

El aislamiento es lo que nos va a permitir que el calor o el frio que producimos se conserve en el interior de la casa y dure más tiempo. Esto constituye una doble ventaja: permite que la vivienda esté a una temperatura adecuada y evita que tengamos que realizar un consumo excesivo de combustible para mantener el ambiente confortable térmicamente.

Se calcula que una vivienda con un buen sistema de aislamiento térmico puede llegar a ahorrar de un 30% a un 70% de energía, lo que supone un beneficio tanto energético como económico.
Existen tres tipo de aislantes térmicos: de fibra mineral, sintéticos y naturales de origen vegetal.

¿Qué más se necesita para tener una vivienda eficiente energéticamente y sustentable?

Todos los elementos que componen las envolventes de una construcción arquitectónica (paredes, techos y pisos) deben aislarse térmicamente de manera eficiente.
Es importante la elección de aberturas, ya que pueden constituir una fuga térmica superior al resto de los elementos de nuestra vivienda. Recomiendo utilizar aberturas de PVC o aluminio de alta prestación, libre de puente térmico, vidrio doble con cámara de aire. La relación superficie vidriada/ superficie opaca no deberá superar el 30%.

Los 6 puntos extras para ahorrar energía y ser eficiente en la construcción

  • Radiación solar: todas las aberturas deberán tener sistemas de proteccción solar. Es recomendable evitar la orientación oeste.
  • Orientación: la orientación óptima es NO-N-NE-E.
  • Ventilación: se recomienda ventilaciones cruzadas.
  • Utilice colores claros en paredes exteriores y techos.
  • Aproveche la iluminación natural.
  • Realice una buena elección de materiales.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.