¿Cuáles son las últimas disposiciones globales para frenar el coronavirus?

Más Industrias
Seguinos en

Los casos confirmados de coronavirus en el mundo son más de 332.000 y los fallecidos superan los 14.500, según las últimas cifras proporcionadas por las autoridades sanitarias del mundo entero a la OMS.

“Ustedes pueden ver como el virus se está acelerando, pero no somos prisioneros ni espectadores indefensos. Podemos cambiar la trayectoria de esta pandemia”, aseguró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus en una conferencia de prensa virtual.

Cientos de millones de personas en el mundo están confinadas en sus casas o tienen una libertad de movimiento restringida para forzar la aplicación de una de las recomendaciones esenciales de la OMS, que consiste en que la gente se mantenga distancia una con otra para evitar la transmisión de este virus altamente contagioso.

“La cuarentena y la distancia social son indispensables para ralentizar la transmisión del virus y ganar tiempo, pero forman parte de una serie de medidas defensivas que deben ser complementadas estrategias agresivas”, sostuvo el responsable de la OMS.

La respuesta es global, pero las velocidades muy distintas

Las distintas velocidades en la respuesta europea al virus que aplica cada país, incluso dentro de la Unión Europea, están avivando las críticas y las polémicas.

Quizás una de las más llamativas se ha producido en el Reino Unido, donde un estudio del University College of London, la Universidad de Cambridge y Health Data Research sostiene que la estrategia del Gobierno británico frente al coronavirus podría causar entre 35.000 y 70.000 muertes más durante el próximo año y que las medidas adoptadas hasta ahora “no van lo suficientemente lejos” para parar la expansión del virus o identificar a los grupos de alto riesgo más vulnerables, según informó la Agencia Internacional de Noticias Efe.

En Italia, ante el continuo crecimiento de los contagios en el país que superan los 50.400 casos y los 6.077 muertos, el Gobierno italiano anunció el sábado un decreto, que ayer entró en vigor, que determinaba el cierre de las actividades productivas no esenciales como habían pedido en muchas regiones ante el gran número de personas que aún circulan para ir a trabajar.

España, que dentro de Europa sigue a Italia en cuanto a número de víctimas mortales por el coronavirus, con 2.182 fallecidos y más de 33.000 contagiados, acaba de prolongar en dos semanas, hasta pasadas las vacaciones de Semana Santa, el período de confinamiento en los hogares para frenar la propagación del virus, pero no paralizará totalmente la actividad económica, por el momento, como han hecho países como Italia. Dinamarca se suma también a la imposición de dos semanas en las medidas restrictivas, según anunció la primera ministra, Mette Frederiksen.

Francia, con 860 muertos y 19.856 casos confirmados, debate la posibilidad de prolongar el confinamiento inicial, previsto hasta el 31 de marzo, pero el Consejo de Estado no se plantea por el momento el denominado “confinamiento total”. Alemania comunicó 115 muertos y cerca de 28.000 contagiados e impone cada vez medidas más estrictas para frenar al virus.

Por su parte, cien millones de ciudadanos estadounidenses tienen orden estricta de permanecer en casa, y en Nueva York solo pueden funcionar los negocios más esenciales, en Australia se están planteando ahora el cierre de los lugares de reuniones y de culto.

Latinoamérica también muestra diferentes velocidades, ya que hay países en los que los casos detectados se cuentan por docenas y en otros por millares. México, por ejemplo, se apresta a preparar decenas de hospitales, ante la previsión de que la epidemia de coronavirus alcance masivamente a la población.

China decidió adoptar medidas más estrictas en las aduanas por los casos de coronavirus llegados desde el exterior, que siguen al alza. En el interior del gigante asiático, el número total de muertes registradas ayer ascendía a 9, lo que supone el quinto día consecutivo en el que la estadística de muertes permanece en un solo dígito.

Algo similar ha puesto en práctica el Gobierno de Hong Kong, que prohibió la entrada de todas las personas que no sean residentes en el territorio durante los próximos 14 días debido a un repunte de los llamados casos “importados” de coronavirus.

Irán, el foco más preocupante en el Oriente Próximo, está ampliando su capacidad hospitalaria y ha recibido ayuda de Médicos Sin Fronteras (MSF) ante la pandemia del coronavirus que, según las cifras del Ministerio de Salud difundidas ayer, ha causado hasta ahora la muerte de 1.812 de los más de 23.000 contagiados.

La economía se moviliza contra el virus

La Unión Europea (UE) activó por primera vez en su historia la “cláusula de salvaguarda” de las reglas fiscales comunitarias, que permitirá a los países incumplir sus objetivos de déficit y deuda temporalmente para poder elevar el gasto frente a la pandemia de coronavirus.

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE dieron luz verde a la medida, propuesta el viernes pasado por la Comisión Europea ante la perspectiva de que la crisis sanitaria produzca un “choque económico severo” en la economía europea, más grave que la contracción del 1 % del PIB para este año que se preveía hace apenas unos días.

“La severa recesión económica que se espera ahora este año requiere una respuesta política decidida, ambiciosa y coordinada. Tenemos que actuar decisivamente para garantizar que el choque sigue siendo breve y tan limitado como sea posible y no crea un daño permanente a nuestras economías”, dijeron los titulares económicos en una declaración al término de una reunión por videoconferencia.

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos anunció también que adquirirá un monto ilimitado de bonos del Tesoro y títulos respaldados por hipotecas para sustentar los mercados financieros en respuesta a la crisis causada por la epidemia de Covid-19.

Noruega, por su parte, ha tomado la iniciativa para que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cree un fondo para apoyar a los países en desarrollo en su lucha contra la pandemia de coronavirus (COVID-19). La ONU ya la ha apoyado y podría ser presentada en unos días, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de este país nórdico.

En la economía más próxima a los ciudadanos, el fabricante automovilístico Fiat Chrysler anunció que producirá más de un millón de mascarillas al mes mediante la reconversión de una de sus plantas, según dijo el consejero delegado de la empresa, Mike Manley, en una carta a sus trabajadores. “El objetivo es empezar a producir en las próximas semanas y llegar a la producción de más de un millón de mascarillas al mes, que serán entregadas a los trabajadores de emergencias y sanitarios”.

También entre las repercusiones económicas del coronavirus, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, publicó un decreto que autoriza a las empresas a suspender el contrato de sus trabajadores durante cuatro meses sin sueldo para hacer frente a los efectos económicos del coronavirus. Asegura que lo hace para “preservar empleos”.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.