Telemedicina y digitalización de la salud en Argentina

La tecnología basada en salud es una herramienta fundamental en la atención médica del mundo y Argentina no está alejada de estos avances.

Sin dudas la pandemia fue el disparador, y en el momento de las restricciones de circulación pasó a ser la estrategia apropiada para que las personas pudieran continuar con las atenciones y consultas más allá del Covid-19.

En esta prestación de servicios médicos a través de medios de comunicación electrónicos o digitales las y los pacientes están en el centro de los procesos. Los sistemas tratan de garantizar la continuidad de la asistencia orientada principalmente a la promoción de la salud y la prevención de enfermedades.

Los mismos funcionan mediante el seguimiento de pacientes a través de las consultas a distancias, el monitoreo continuo mediante dispositivos con envío de datos y la participación activa de ellos en los portales de salud. Es decir, se trata de una medicina personalizada.

La convergencia de la ciencia, los datos, la analítica y la tecnología son fundamentales para esta visión centrada en los pacientes. De esta manera, la experiencia de la atención y los resultados de salud mejoran y la gente se bene­ficia.

Además del contexto sanitario, durante el 2020 un 90% de los hogares de la Argentina tuvo acceso a internet (INDEC), lo que facilitó la llegada, uso y permanencia de la telemedicina.

Estos datos que se obtienen de diversas fuentes y a lo largo de la historia de cada paciente, permiten brindar las opciones de atención adecuadas, acelerar el descubrimiento de nuevos medicamentos y trabajar en políticas que garanticen el acceso a la salud. Las ventajas de la medicina personalizada son potencialmente incalculables dado que los sistemas médicos, en forma paulatina, incluyen calculadores que mejoran la precisión de las conductas médicas.

Es importante destacar que estos sistemas no reemplazan a los médicos. Sin embargo, resultan ser un aporte para los profesionales, quienes pueden utilizar la información obtenida para hacer más eficiente su trabajo y tener mayor precisión.

Videoconsultas con pacientes, monitorización de pacientes crónicos, desarrollo de aplicaciones para turnos online, ahorro en desplazamientos, reducción de los tiempos de espera son algunas de las herramientas desarrolladas y puestas en práctica en Argentina. A ello se le suma las autorizaciones digitales para las obras sociales y seguros médicos, medicamentos y para compras en farmacias.

Inteligencia Artificial (IA) en la medicina

La IA se convierte en una de las herramientas más poderosas en el sistema de salud ya que permite adelantarse a eventos y prevenirlos, realizar diagnósticos tempranos, seguimiento y control de pacientes con enfermedades crónicas. Tecnológicamente hay sistemas que permiten mejorar la velocidad y la precisión del diagnóstico y la detección de enfermedades, facilitar la atención clínica, reforzar la investigación en el ámbito de la salud y desarrollo de medicamentos.

Además, habilita la vigilancia de morbilidades, respuesta a los brotes y gestión del sistema de salud. Incluso permite que los pacientes controlen su propio proceso y comprendan la evolución de sus necesidades. Como si ello resultara poco, ya hay avances en software en donde los smartphones pueden sustituir a estetoscopios, tensiómetros y escáneres.

Según iproup.com un 50% de las consultas se resuelven con una videollamada. Entre las opciones digitales encontramos: Llamando al Doctor (Galeno), Dr App (Swiss Medical), Salud en Línea (Sancor Salud), UMA (Rappi), Osana, etc.

Sin embargo, a pesar que la IA ofrece grandes posibilidades para mejorar la salud de millones de personas en todo el mundo, advierte la Organización Mundial de la Salud que, como toda tecnología, puede utilizarse indebidamente y causar daño en las y los pacientes. Por ello, las reglamentaciones, normativas y la capacitación permanente de las y los trabajadores de salud son piezas fundamentales.

Avances en el PAMI: programa de telemedicina

El Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados avanzó hacia una experiencia innovadora durante la pandemia, con el propósito de mantener la atención a sus afiliados en todo el país.

La infraestructura desarrollada se nombró Programa Telemedicina PAMI, un sistema de medicina a distancia para interconectar a médicos con pacientes. De esta manera, los a­liados continúan los contactos con sus médicos de cabecera.

El programa se lanzó en la segunda mitad de 2020 y en la actualidad hay miles de doctores registrados en la plataforma. Allí, se desarrollan videoconsultas día a día con las y los pacientes, y evolucionan en incorporar la telemedicina para nuevos servicios.

El programa comenzó únicamente con médicos de cabecera y hoy se avanza en los efectores propios del Instituto y en un segundo y tercer nivel de atención. También se está ampliando su alcance para cubrir atención con varios especialistas.

Avances legislativos: el vacío legal de la telemedicina

Como toda novedad, hay una vacancia legislativa alrededor de la telemedicina o medicina digital en el país. La pandemia generó tal tensión en el sistema de salud, que la salud digital se comenzó a aplicar mientras se comenzaba a diseñar un marco regulatorio acorde.

En octubre de este año, las dos cámaras del Congreso y el Circulo de Legisladores manifestaron públicamente la decisión de avanzar con la legislación sobre el tema, ya que se considera que no se va a revertir este tipo de prestación sino por el contrario, llegó para quedarse.

Esta revisión y actualización de las normas vinculadas a la innovación en el ámbito de la salud tienen el objetivo de ampliar y otorgar nuevos derechos enmarcados en una nueva ciudadanía sanitaria.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.