Nano píxeles: tecnologías sustentables y más baratas

Más Industrias
Seguinos en

Inspirados en imitar la piel del pulpo o del calamar, por su capacidad de cambiar de color, investigadores de la Universidad de Cambridge crearon los nano píxeles más pequeños del mundo.

Estos se forman a partir de nanopartículas de oro, que se encapsulan en cubiertas de polímeros conductores. Durante años los expertos y fanáticos de las innovaciones intentaron imitar la piel del pulpo o del calamar, con el propósito de permitir que las personas u objetos se mimeticen y desaparezcan en el entorno. En esta búsqueda, el equipo de Jeremy J. Baumberg descubrió los píxeles más pequeños que jamás se hayan visto: un millón de veces más chicos que los de las actuales pantallas de los teléfonos móviles.

El equipo de la Universidad de Cambridge, de las áreas de la física, química e ingeniería, entienden que las metasuperficies plasmónicas – superficies para lograr propiedades ópticas que no se vean en la naturaleza- son una ruta prometedora para las aplicaciones de pantallas planas debido a su gama de colores completa y alta resolución espacial. Sin embargo, esta coloración plasmónica no es fácil de sintonizar y requiere costosas técnicas litográficas.

Así luce el pixel más pequeño del mundo.

Por ello, en esta investigación presentan una meta-superficie de cambio de color escalable y accionada eléctricamente. Las nanopartículas electrocrómicas están recubiertas sobre un espejo metálico, que proporcionan los píxeles plasmónicos activos de área más pequeña hasta la fecha. Estos nanopixeles muestran colores de dispersión fuertes. Su comportamiento estable temporalmente y su consumo de energía ultrabajo ofrecen una experiencia vívida y uniforme.

Esto se debe a que en el centro de los píxeles hay granos de oro que son recubiertos con un polímero llamado poliatina. Esta capa delgada cambia ante el estímulo eléctrico, lo que produce un cambio en el color de los píxeles que estén dentro de todo el espectro. Estas pepitas de oro, que se asientan sobre una superficie reflectante, tienen la capacidad de atrapar partículas de luz, o fotones en el espacio intermedio. Su capacidad energética es muy potente, lo que hace que grandes áreas sean sostenibles económicamente.

Es decir, los nuevos píxeles, además de poder utilizarse en pantallas gigantes, lo podrán hacer de manera sostenible y más barata, ya que no necesitan suministro constante de energía. Es conocida la problemática científica de fabricar pantallas gigantes por su alto costo, porque requieren varias capas de alta precisión. Ahora, con estos mini píxeles, el proceso se abarata.

Este invento, además de disminuir el costo en el proceso de producción, no requiere de energía constante para mantener el color, por ello las pantallas grandes ahora son viables. Además, para aplicarlos, simplemente hace falta rociarlos en forma de aerosol en la superficie de plástico flexible.

¿En dónde podemos usar un nano pixel?

Según indica el estudio presentado en la revista Science Advances, estos nuevos nano píxeles pueden revolucionar el mundo de la informática, por sus amplias posibilidades de aplicación prácticas:

  • Pantallas de visualización del tamaño de edificios
  • Muros que pueden neutralizar el calor del Sol
  • Ropa
  • Recubrimientos de camuflaje
  • Indicadores en dispositivos del Internet de las Cosas.
  • Impresión industrial en películas de plástico flexibles que puedan aplicarse en áreas grandes.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.