La recaudación de impuestos en Brasil cayó un 32,92 % en mayo debido al coronavirus

Más Industrias
Seguinos en

La recaudación de impuestos del Gobierno Federal de Brasil se redujo en un 32,92 % en mayo frente al mismo mes del año pasado, ya descontada la inflación del período, como consecuencia de la paralización de actividades provocada por la pandemia del coronavirus, informaron fuentes oficiales.

El Gobierno federal recaudó en mayo de este año 77.415 millones de reales (unos 15.483 millones de dólares) en impuestos y contribuciones sociales, el menor valor para este mes desde el inicio de la serie histórica en 2005, según los datos de la Administración Federal de Impuestos (Receita Federal).

En el mismo mes del año pasado la recaudación sumó 113.278 millones de reales (unos 22.655,6 millones de dólares).

En abril, igualmente por la paralización de actividades, la recaudación ya había caído en un 28,95 %.

Como consecuencia de los resultados negativos de abril y mayo, en el acumulado de los cinco primeros meses de 2020 la recaudación del Gobierno federal con impuestos se redujo un 11,93 % frente al mismo período de 2019, hasta 579.708 millones de reales (unos 115.941,6 millones de dólares).

La fuerte bajada de la recaudación se produjo tanto por la disminución de los impuestos pagados por las empresas como por las exenciones tributarias y los aplazamientos que el Gobierno concedió a los sectores más afectados por la pandemia.

La fuerte caída de la recaudación en mayo refleja la reducción de las actividades de las empresas por las medidas de distanciamiento social impuestas por gobiernos regionales y municipales para frenar el avance de la pandemia y que provocaron la paralización de las industrias y el cierre de gran parte de los comercios y servicios.

El dato igualmente anticipa la ya prevista recesión histórica que Brasil sufrirá este año como consecuencia de la pandemia, ya que los economistas proyectan para 2020 una contracción económica del 6,5 %, porcentaje que puede llegar hasta un 8,0 % según el cálculo del Banco Mundial.

Los resultados también permiten prever que Brasil terminará este año con un déficit récord en sus cuentas públicas, así como con una deuda bruta histórica, tanto por la caída de los ingresos tributarios como por la fuerte elevación de los gastos para hacer frente a la pandemia.

Ello debido a que, entre otras medidas, el Gobierno autorizó la distribución de un subsidio mensual de 600 reales (unos 120 dólares) entre abril y junio para cerca de 50 millones de desempleados, informales y personas de escasos recursos, y pretende extender la ayuda en julio y agosto, aunque con un valor menor.

Mediante el decreto por el que declaró el estado de calamidad pública por la pandemia, el Gobierno quedó libre de cumplir la meta de superávit fiscal primario que se había impuesto para este año y con la que esperaba que su recaudación superara los gastos públicos en 124.100 millones de reales (unos 24.820 millones de dólares).

El Ministerio de Economía calcula que Brasil terminará el año con un déficit récord en sus cuentas públicas superior a los 600.000 millones de reales (unos 120.000 millones de dólares) como consecuencia de la crisis sanitaria.

Con más de 51.000 muertos y 1,1 millones de infectados confirmados oficialmente, Brasil es el segundo país del mundo con más casos y decesos por COVID-19, situándose tan solo por detrás de Estados Unidos.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.