Revista Más Industrias

La planta de licuefacción en Bahía, una posibilidad cada vez más concreta

Un conjunto de empresas planifica su construcción para 2030; sería fundamental para poder exportar gas natural licuado en vez de importarlo.

En el Ministerio de Economía apuestan todo a que el grupo Techint termine la construcción del gasoducto Néstor Kirchner para cuando llegue el invierno.

Será vital para ahorrar dólares de importación de energía, pero también para los planes de Sergio Massa de iniciar exportaciones. Este año arrancarán las ventas a Chile y Brasil, y más adelante, por barco, a quien quiera comprar lejos de las fronteras. Para esto último, un conjunto de empresas entre las que se encuentran PAE, YPF, Tecpetrol, y Pampa ya planifican la construcción de una planta de licuefacción para poder transportar el hidrocarburo en forma de gas natural licuado (GNL), una obra que podría ser clave para el futuro económico del país.

¿Dónde estaría ubicada? La chance más factible, por cuestiones estratégicas, es que se realice en Bahía Blanca.

El proyecto más importante para la venta de fluido de Vaca Muerta es la construcción de una planta de licuefacción, que permitirá “envasar” el producto para ser enviado por barco. Luego de la guerra que Rusia le declaró a Ucrania, es claro que el principal mercado va a ser Europa. Para poder transportar el gas hasta ahí es necesario volverlo líquido y transportarlo en forma de GNL.

La planta que hace ese trabajo requiere una inversión de entre u$s4.000 y u$s6.000 millones, y demora algunos años su construcción.

Argentina no tiene mucho más tiempo para aprovechar ese recurso. El gas es considerado una energía de transición hacia fuentes renovables que no afecten al medio ambiente, que reemplacen a los combustibles fósiles. En algunas décadas la transición hacia una economía descarbonizada se completará y los hidrocarburos empezarán a quedar obsoletos.

La idea de que se construya en Bahía viene de varios años atrás, es incluso previa a que se desencadene el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Otro de los proyectos es del grupo Techint, en Río Negro, que cuenta con el impulso de la gobernadora Arabela Carreras para la instalación en el Puerto de San Antonio Este (Puerto SAE) en esa provincia patagónica. Todo requiere de un marco legislativo y económico que otorgue previsibilidad a los inversores.

En un año en el que podrían faltar unos u$s10.000 millones de la cosecha, por efecto de la sequía, la conclusión de la obra resulta vital para sortear la restricción de divisas. Pero no solo eso: el Gobierno, además, planea exportar y con ello hacer alguna mayor diferencia a favor.

Santiago Cruzzetti

Santiago Cruzzetti

Periodista y estudiante de Ciencias Políticas. 26 años, nacido en la ciudad de Arrecifes y rosarino por adopción.