La industria brasileña rechaza el uso del trigo transgénico argentino

Más Industrias
Seguinos en

La cámara que agrupa a las industrias pidió a las entidades gubernamentales brasileñas que no autoricen la comercialización de estos productos en su país.

Luego de que la semana pasada el Gobierno aprobara de forma parcial el trigo tolerante a la sequía, la industria molinera brasilera dio su veredicto y rechazó de forma contundente el primer trigo transgénico del mundo. Así lo hizo saber en el día de ayer Abitrigo, la cámara que agrupa a las empresas del sector.

Según Abitrigo, “en una encuesta interna realizada a molineros brasileños, el 85% no estaba a favor de utilizar trigo transgénico y el 90% dijo estar dispuesto a detener sus compras de trigo argentino, en caso de que comenzara la producción comercial en ese país y exportara al país”.

En este contexto, Abitrigo dijo que “hace pública su posición en contra del uso de esta fuente alternativa de generación de alimentos”. También remarcó que “se opondrá a la comercialización tanto de harina transgénica como de trigo en el transcurso de la audiencia pública convocada”. Además, indicó que pedirá a las autoridades del vecino país “que no autoricen la comercialización de estos productos en Brasil”.

Según un informe de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) que cita Abitrigo, solo se aprobaron dos variedades a nivel mundial a lo largo de la historia: la primera fue una en Estados Unidos, en 2004, que “generó grandes repercusiones negativas a nivel mundial y la interrupción de su producción y comercialización”, recordó la entidad brasileña.

También argumentó que los análisis que se han hecho a nivel global muestran que no se aprueban trigos OGM porque “no se han identificado beneficios evidentes para las personas, siendo el objeto exclusivo de buscar incrementar la productividad del campo”.

“Por otro lado, no hemos identificado ningún movimiento en la demanda de los consumidores brasileños por soluciones transgénicas; por el contrario, existen manifestaciones publicadas por asociaciones de consumidores con restricciones al uso de estos productos transgénicos. Las opiniones emitidas en eventos regulatorios, juicios, declaraciones de consumidores y agencias de protección al consumidor permiten inferir que el mercado brasileño es reactivo y preocupado por la adopción de alimentos transgénicos”, finalizó Abitrigo.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.