La exportación récord de insumos confirma el proceso de reindustrialización

Más Industrias
Seguinos en

Las fábricas argentinas invirtieron 50% más en bienes intermedios el año pasado que en 2019. Los industriales aprovecharon la brecha cambiaria para actualizar bienes de capital, producir e incluso stockearse. La inflación internacional también jugó su papel.

Las fábricas argentinas durante todo el año pasado importaron bienes intermedios por USD25.000 millones, lo que significó un salto en comparación con 2019 del 50%. Con estos números, desde el Gobierno mostrarán el fuerte contraste que generó el proceso de industrialización ante la administración de Cambiemos, en donde se había profundizado el modelo de compra de bienes finales que provocó una fuerte crisis en la industria nacional.

Fuentes gubernamentales adelantaron que los primeros datos de cierre de 2021 mostraron un año con «récord en importación de bienes intermedios (insumos) para la industria», ya que «se importó por más de USD25.000 millones, lo que significa un 50% más que en 2019». Según las estadísticas históricas, el anterior récord de importación de insumos fue en 2011 con USD22.000 millones.

Inflación mundial

El dato a tener en cuenta, que el propio INDEC contempló en el último informe de intercambio comercial, es la inflación mundial que impactó sobre los bienes. El encarecimiento de los precios internacionales modificó los costos de las empresas que se abastecen de insumos que no se fabrican en el país, o de bienes de capital que utilizan para actualizar los circuitos de fabricación.

Desde la Unión Industrial Argentina (UIA) confirmaron el crecimiento ante el 2019 y destacaron la importancia del proceso de industrialización que se está llevando a cabo, pero aclararon que la comparación con 2020 «es mucho más ajustada».

Los industriales consideraron que el incremento debe ser leído más por el «efecto precio que por cantidad», lo que desinflaría un poco el exitismo de las importaciones y dejaría el margen para las quejas por las trabas a las compras mundiales que señalaron durante buena parte del año.

«Los insumos industriales se encarecieron más por todos los temas logísticos y subas internacionales en sí mismas», aclararon fuentes de la entidad fabril que, sin embargo, señalaron que aún con estas aclaraciones, «tiene sentido (el crecimiento de las importaciones anunciado por el Gobierno) porque a nivel de actividad estás mejor que en 2019, aunque con algunas heterogeneidades».

Doble efecto sobre las importaciones

Allí hay un doble efecto sobre las importaciones. Por un lado, los controles que el propio Gobierno puso para cuidar a la industria nacional, poniéndole tope a los productos terminados. Y por el otro, el stockeo de parte de los industriales, que aprovecharon la estirada brecha cambiaria para invertir en bienes de capital e insumos debido a la posibilidad de pagar los productos al dólar oficial. «Hace más apetecible capitalizarte importando insumos al oficial», admitió una fuente consultada.

Según el último informe técnico de comercio exterior que hizo la UIA, en el acumulado hasta noviembre en base a INDEC, de un crecimiento de 53% del total se explicaba por un aumento del 28,7% en precios y 18,9% en cantidades.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.