Efecto COVID en Argentina: se registró el consumo de carne vacuna más bajo desde 2011

Más Industrias
Seguinos en

La “nueva normalidad” provocada por la pandemia provocó modificaciones en el consumo de carne en Argentina, fundamentalmente en el esquema de compradores “racionales” e “impulsivos” y los lugares de compra, según un estudio del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

De acuerdo al Departamento de Promoción Interna del IPCVA, el Covid-19 acentuó los problemas económicos de una manera tan profunda, que logró que casi 7 de cada 10 compradores de carne hayan tenido que reducir su consumo durante la cuarentena.

De las personas que atraviesan esta situación, 84% se definen como compradores “racionales” y 16% se identifican como más “impulsivos”, cuando en un relevamiento encargado por el IPCVA a la consultora TNS-Gallup en 2008, 79% de los compradores eran reflexivos y 21% impulsivos.

Según la entidad, este comportamiento se acentúa en función del nivel de gasto en productos cárnicos, ya que dentro del segmento de los compradores racionales, 42% gastan más de $1.000 por semana y 58% gasta menos.

Entre los compradores “racionales”, 66% lo hace habitualmente en carnicerías y 34% en súper e hipermercados; y, entre estos últimos, 74% vio caer sus ingresos; contra 66% entre los que compran en carnicerías.

Asimismo, mientras que en 2008 los compradores más “impulsivos”, aquellos que no planificaban sus compras de carne, representaban 36% de los compradores, hoy en día abarcan sólo 17% del total.

Y, en la búsqueda permanente para lograr una mayor eficiencia en la relación precio-calidad, hoy8 de cada 10 personas busca ofertas en productos cárnicos,enforma transversal en todos los puntos de venta, posicionando así al 2020 como el año de menor consumo de carne vacuna desde 2011, segúndatos del mes de junio relevados por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (CICCRA), desde donde se destacó que la producción y exportación sigue en aumento.

La compra en carnicerías pareciera estar siendo más complicada que en supermercados y, en este sentido, los problemas de precios son más nombrados por los compradores de carnicerías que compradores de supermercados.

De acuerdo al relevamiento de precios del IPCVA en el AMBA, si bien las cotizaciones bajaron levemente y se encuentran en una meseta desde hace varias semanas, el precio resulta ser más elevado en las carnicerías si se compara con los precios relevados de los servicios de venta online de las principales cadenas de súper e hipermercados.

En otro orden, el trabajo señala que casi 7 de cada 10 personas mantiene su lugar habitual de compra de carne vacuna durante la cuarentena; sin embargo, casi 30% de la gente tuvo que cambiarlo.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.