Crece la industria manicera en el centro del país

Más Industrias
Seguinos en

La legumbre se expandió desde la zona centro del país y alcanza cada vez mayores áreas y rendimiento, haciéndose fuerte en territorio bonaerense. Pero se requiere una reglamentación para proteger la tierra.

La expansión del cultivo de maní en los últimos años, en particular en la provincia de Buenos Aires, plantea la necesidad de establecer reglas para el cuidado del suelo, señalaron especialistas.

Desde Córdoba, zona tradicional manicera, el cultivo de maní se expandió a San Luis y La Pampa; y, desde hace unos años, se registra un importante incremento del área sembrada en el oeste bonaerense.

Desde el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la provincia de Buenos Aires (Ciafba) y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) ven positividad en la expansión de la frontera manisera del país, pero prefieren priorizar el cuidado del suelo por las características de este cultivo.

Héctor Carta, director de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) General Villegas del Inta, explicó que “como normalmente se siembra en suelo arenoso, si la cosecha es tardía hay problemas de voladuras de campos, por lo que es necesario un manejo agronómico adecuado del cultivo para no degradar el suelo“. Esto se debe a que, para cosecharlo, hay que hacer una remoción de los primeros centímetros de suelo, que queda expuesto a la acción erosiva.

Desde Ciafba, Martín Videla Dorna sostiene que el cultivo de maní se puede hacer siempre que se respeten normas básicas como el cuidado del suelo con cultivos de cobertura o rotaciones, con el objetivo de que los suelos no queden descubiertos en las épocas de viento.

Es por esta razón, según explicó Videla Dorna, que “La Pampa y San Luis legislaron para que los productores de maní, que en gran proporción son empresas integradas con la industria, lo siembren en franjas con un cereal como puede ser maíz o sorgo a fin de proteger de la erosión eólica”.

Para el director de la EEA Gral. Villegas, “la idea es que el maní llegue y se quede pero haciendo las cosas bien, sin perjudicar el recurso suelo que es muy importante; el cultivo está y la expansión va a ser explosiva“.

“El cultivo es un muy buen cultivo para el país porque necesita una industrialización, agrega valor; es un cultivo que funciona en la rotación de la Pampa Húmeda, tomando las medidas que correspondan para que no sea un problema”, concluyó.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.