Producción lechera argentina: radiografía de un sector errático

Más Industrias
Seguinos en

Precio pagado por litro de leche

“Los productores lecheros argentinos cobran los precios más bajos del mundo” asegura un informe del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina. En el mismo se recopilan datos de diversas fuentes oficiales de Argentina, Uruguay, Chile, Estados Unidos y Brasil, entre otros.

Se realiza una comparación del precio que perciben los productores de leche en el mundo. Según los datos publicados, en febrero del 2020 el valor del litro de leche pagado al productor era de $USD 0,297 mientras que en el mismo mes del 2021 el valor es de $USD 0,278. Tan solo observando los números del siguiente grafico se observa que la comparación es negativa para la Argentina respecto a los países limítrofes.

Precio por litro de leche a productor.

Si bien el informe no considera los costos de producción para asegurar si hay o no rentabilidad real, se infiere que el mismo realiza un aporte significativo debido a que esta actividad trabaja con valores internacionales.

Conflicto de productividad vs rentabilidad

En una reunión virtual en la que participó la comisión de lechería de la Federación Agraria Argentina (FAA), se exteriorizó los efectos que está sufriendo el sector debido a una exportación limitada por las retenciones, un consumo que no levanta a raíz de la recesión dominante y un precio bajo determinado por los programas oficiales de precios Cuidados y Máximos, pues los mismos están limitando la actualización de precios en toda la cadena al fijar un techo para el valor del producto de planta.

Propuesta pago plus por calidad de leche

Entre las propuestas que se consideran para acercarse a una solución se encuentra la de implementar el pago de un plus por calidad del producto. Asimismo, insisten en que de todas formas se tiene que regular la tabla de precios, ya que están desapareciendo pymes en el interior del país.

La propuesta consiste en implementar un sistema nuevo que brinde más valor a la calidad y que la leche no se pague por litro, sino por componente o por sus atributos intrínsecos.

Tambos bonaerenses

Revista Más Industrias dialogó con el productor Carlos Turchi sobre la situación actual y los atributos del oeste bonaerense, especialmente en Trenque Lauquen y zonas aledañas.

Carlos Turchi, productor.

¿Qué valor percibe un productor por litro de leche cruda en la zona?
Depende de la composición, pero podemos decir que en general se está cobrando entre $25 y $27 pesos el litro. Los tamberos no tenemos la información cuantificada con la precisión que pueden tener quienes se dedican a hacer estos análisis, pero nosotros si tenemos la percepción, y esta es que hoy estamos perdiendo plata. No porque la leche valga x cantidad de centavo de dólar, sino porque tenemos insumos alimenticios muy caros y mucho costo en dólares.

Actualmente se habla de implementar un sistema para pagar la composición de leche, ¿existe algo al respecto?
Existe algo que se llama “liquidación única” que ya está instalado desde hace unos años en la cual se contempla la diferencia. En realidad, el precio de la leche no solo se diferencia por la composición sino por la calidad de la misma. Por ejemplo, cuando envías leche a una industria se hacen análisis de calidad, como de bacterias, células somáticas, urea, antibióticos (si hay presencia de estos la fábrica puede descartar esa leche).

¿Cómo fue la producción de este año comparada con la del año pasado?
La diferencia fue muy superior y la misma está dada por las condiciones climáticas. Cuando los ambientes están de seca aumenta a producción (siempre hablando de esta zona).

¿Cuáles crees que son los desafíos del sector a futuro?
A mi juicio en nuestra zona a la lechería le cuesta mucho competir por el uso del suelo con la producción agrícola, pero el punto más importante la generación de empleo. Hay que capacitar gente, no hay mucha mano de obra calificada. Es un negocio errático, hay momentos en que la venta es buena y otros en que es mala y estamos todos preocupados y se nos dificulta ver la salida, pero es algo muy difícil de trabajarlo como cadena láctea, no hay una preocupación nacional.

¿Y en materia de sustentabilidad?
Desde hace unos años hay una movida de ejercer una actividad más sustentable, y creo que no vas a encontrar gente que se oponga a eso, de hecho, muchos productores hemos estado viajando para conocer iniciativas que mejoren el impacto en el ambiente. Uno de los temas pendientes del tambo es darles una solución a los efluentes y mejorar la eficiencia del uso del agua.

Su establecimiento San Silvestre es conocido por la implementación de tecnología robótica y bienestar animal, ¿cómo fue la experiencia al abordar el tema? No había nada a nivel nacional sobre este tema y nos lanzamos a hacerlo y teníamos más dudas que respuestas. El sistema que nosotros pusimos es más amigable que los convencionales, y los beneficios no son solo para las vacas que están más cómodas, sino que asimismo producen más leche por esta razón. Duermen sobre un sustrato seco, están resguardadas de las condiciones ambientales adversas, tienen el agua y comida accesible, si se quieren ordeñar tienen el robot ahí. Tratamos de darles la mayor capacidad de decisión a la vaca de hacer lo que tenga ganas de hacer. Los resultados productivos aparecieron enseguida.

¿Qué reflexiones merece la implementación de dicho sistema?
Llevamos dos años de tamberos con este nuevo sistema y no tenemos todas las respuestas, por suerte de a poco hay cada vez más tambos que están en la misma y podemos intercambiar experiencias y enriquecernos mutuamente.

Gustavo Buscetti, trabajador tambero.

De la teoría a la práctica

Es importante conocer en que consiste el día de día en los tambos, tareas que quizás muchos ignoran. Aquí es donde nace y se trabaja el insumo que abastecerá al resto de la cadena láctea, es por esto que Más Industrias conversó con el trabajador tambero Gustavo Buscetti.

“La jornada laboral empieza muy temprano, a las 3 – 4 de la mañana. Un miembro del grupo es el que encierra las vacas para el ordeñe. La rutina de trabajo y ordeñe de cada establecimiento varía de acuerdo a sus necesidades, pero en general consta del ordeñe, producción, higienización, control de calidad y limpieza.”

“El procedimiento de higiene de los animales consiste del limpiado de ubre; el despunte (antes de colocar la pezonera se sacan los primeros chorros de leche para detectar que no haya ningún tipo de infección, por ejemplo, mastitis). Otro de los trabajos que se hace a la par junto con el ordeñe es la detección del celo, para ver si las vacas están en condiciones de recibir servicio ya sea natural o inseminación artificial”.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.