Heineken se suma a las marcas que apuestan a la sustentabilidad

La segunda compañía cervecera más grande del mundo busca formas de cumplir su objetivo de cero emisiones netas para los próximos años.

Los salarios y bonificaciones de los gerentes de Heineken pronto podrían depender de qué tan comprometidos están con la lucha contra el cambio climático. La segunda cervecera más grande del mundo busca formas de cumplir su objetivo de cero emisiones netas para 2040.

“Investigamos cómo vincular esto con la remuneración de los ejecutivos”, dijo el director ejecutivo, Dolf van den Brink, en una entrevista con Bloomberg TV.

Miembros de junta, inversionistas y clientes presionan cada vez más a las empresas para que demuestren que están tomando medidas significativas para reducir su impacto en el planeta.

Expertos sostienen que vincular la remuneración de los ejecutivos es un paso clave para incentivar a la gestión empresarial a cumplir los objetivos relacionados con la sustentabilidad.

Heineken reportó una “aceleración notable” en el último año en la importancia que cobra la acción climática para las partes interesadas de la compañía, dijo Van den Brink, y que será clave para atraer y retener a futuros empleados.

Si bien existe una mayor comprensión entre los consumidores de que abordar el calentamiento global es crucial, Van den Brink dijo que no está seguro de que estén dispuestos a pagar una “gran prima” por mejoras ecológicas en toda la cadena de valor de la empresa.

Reducir las emisiones como principal objetivo

Aproximadamente, 90% de las emisiones de Heineken se derivan de proveedores, envases y la logística de almacenamiento y transporte de su cerveza. El resto se genera al producir la bebida.

Reducir las emisiones de la cadena de suministro es la parte difícil. Es por eso que Van den Brink dijo que Heineken podría cortar lazos con proveedores que no descarbonicen sus operaciones lo suficientemente rápido. Es demasiado pronto para decir cuándo podría suceder eso, comentó.

Al establecer objetivos climáticos a corto plazo validados por la iniciativa Science-Based Targets, Heineken se comprometió a reducir todas sus emisiones en un 35% para 2030, en comparación con una base de 2018. Eso está alineado con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados.

“Veo una conciencia emergente de que esto debe hacerse”, dijo Van den Brink sobre los compromisos de Heineken. “Los días en los que se delegaba esto al equipo de sostenibilidad y de asuntos corporativos quedaron atrás”, concluyó.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.