Estados Unidos sufre una “Gran Renuncia”, ¿por qué Europa no?

Los expertos creerían que sería un drama a nivel global, pero las cifras marcan otra cosa.

El fenómeno se empezó a registrar en Estados Unidos en plena pandemia: un abandono masivo y voluntario de puestos de trabajo rara vez visto en su mercado laboral, y que dificulta a los empleadores llenar las vacantes.

Comenzó con profesionales del sector de la salud y profesores obligados a volver a las clases presenciales pese a que los casos de covid-19 seguían aumentando, y se fue extendiendo a otras partes de la economía tales como las industrias de servicios, el comercio minorista, la hostelería, o la alimentación.

Tener que cambiar el trabajo remoto por la oficina, el agotamiento tras el sufrimiento causado por la pandemia o el desgaste laboral por los bajos salarios en sectores no calificados son algunas de las razones detrás de estas renuncias, según Anthony Klotz, profesor asociado en la Escuela de Negocios Mays de la Texas A&M University que acuño el término.

Ese panorama al que se enfrenta EE.UU., sin embargo, no está afectando en igual manera a otras grandes economías.

Un dato, técnico pero sencillo de entender es la mejor pista: la tasa de actividad.

Este índice que mide el nivel de empleo de un país cayó en la eurozona del 73,4% al 71,6% en un año, el de los confinamientos.

Menos de dos puntos porcentuales de retroceso de 2020 a 2021. Mientras, en Estados Unidos retrocedió tres puntos porcentuales en tan solo tres meses, pasando de 63,3% en febrero de 2020 a 60,2% en abril de ese mismo año.

La pregunta ahora es qué ha hecho de diferente la eurozona en comparación con Estados Unidos para que sus trabajadores hayan vuelto a sus puestos tras la pandemia.

Factor estructural

La flexibilidad y las bajas tasas de desempleo de EE.UU. propician que un trabajador abandone su puesto esperando mejores oportunidades y condiciones laborales, porque la economía estadounidense se caracteriza típicamente por una rápida recuperación del empleo en tiempos normales.

Los trabajadores entran y salen del mercado con facilidad, dicen los expertos consultados. Sin embargo, el mercado laboral europeo es en general más rígido y tiene una menor rotación. Tras la pandemia, las cifras muestran que los europeos han decidido regresar a sus puestos de trabajo en vez de correr riesgos.

Así mientras Europa utiliza medidas de flexibilidad dentro de la empresa cuando las cosas van mal —como reducir las horas de sus trabajadores o recortar las primas (bonus) o beneficios más allá del salario—, los países anglosajones basan su flexibilidad en contratar y despedir.

Factor sindical

Europa presenta una mayor afiliación sindical que en Europa, y el hecho de que sea más habitual la negociación entre empleadores y trabajadores genera otras formas de mostrar descontento que no significan recurrir a la renuncia.

Pero con que en Europa no haya habido una oleada de renuncias tienen también que ver con beneficios laborales como las vacaciones pagadas, las bajas por maternidad o las ayudas al cuidado infantil, coinciden la mayoría de los economistas. Y apuntan a la amplia asistencia pública en la inserción laboral para quienes pierden su empleo mediante formación y otros recursos en los países de la eurozona.

Distintos enfoques Por último, otro hecho que remarcan los analistas, es el abordaje de la pandemia a ambos lados del Atlántico. En Estados Unidos se aumentó el seguro por desempleo, mientras que en Europa se pagó a las empresas para que no prescindieran de nadie.

Revista Más Industrias
Seguinos en

Revista Más Industrias

Revista industrial de Argentina, fundada en el año 2013, y medio de comunicación. Artículos y noticias sobre pymes, agricultura, empresas, negocios, tecnología y temas relacionados. La Pampa, Bahía Blanca y Neuquén.