Empresa pesquera anunció inversión de US$ 22 millones en Neuquén y Río Negro

Más Industrias
Seguinos en

La empresa Newsan Food presentó el martes ante el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca un proyecto de inversión por US$ 22 millones para la producción acuícola de truchas arco iris, con el que buscará alcanzar una producción de 13.000 toneladas en los primeros cinco años.

De conseguir dicha meta, la empresa estará en condiciones de realizar ventas por US$ 65 millones en exportaciones como así también en la comercialización del producto en el mercado interno.

La iniciativa se planea desarrollar en el Embalse Cuenca del Limay, en las provincias de Neuquén y Rio Negro, en aguas ya certificadas por Senasa como libres de enfermedades.

«Celebramos recibir este tipo de iniciativas que le permiten a nuestro país mayor visibilidad a nivel global, siguiendo con la tendencia mundial de impulso a este sector. Se trata de un proyecto innovador que pone en valor la actividad y busca generar una nueva ventana de Argentina al mundo,» señaló el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Carlos Liberman.

Según indicó el funcionario nacional «es la segunda vez que una empresa líder en pesca que vuelca su mirada a la acuicultura, es un proceso que tenemos que seguir motorizando. Creemos que este sector tiene un potencial inmenso para sustituir importaciones, para abastecer el mercado interno y es una de las llaves para generar una producción con más empleo regional».

«Nos tomamos la acuicultura muy en serio, hemos contratado técnicos, estamos capacitando gente, estamos recorriendo las provincias y estamos llamando a las empresas para que inviertan, es un negocio que en perspectiva temporal va a abrir puertas y nos traerá grandes resultados», concluyó.

Por su parte, el director de Newsan Food, Miguel Glikman, señaló: «Para nosotros es una oportunidad para acompañar el desarrollo de la actividad con nuevas inversiones; en esta ocasión promoviendo la ampliación de la matriz productiva. Este proyecto se realizará en armonía con las sociedades locales, apuntando al desarrollo de las comunidades y actores artesanales», adujo.

El mismo se buscará «hacer de manera gradual, cumpliendo las etapas para asegurar el cuidado medioambiental«, indicó la cartera agropecuaria.

El proceso requiere de unos 28 meses divididos en cinco etapas: el hatchery (5 meses), la crianza (3 meses), el engorde (de 12 a 24 meses), la cosecha y finalmente el proceso productivo en plantas para generar producto de valor agregado para los mercados de exportación.

Una vez transitadas las fases iniciales, las mismas deben permitir una escalabilidad, que faciliten alcanzar volúmenes significativos y desarrollos que lleven a una industrialización.

El destino de la producción estará orientada a la exportación a principales mercados del mundo (Japón, Estados Unidos, China y Europa) y al mercado interno para sustitución de importaciones de Chile.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.