Nestlé reconoció que el 60% de sus productos no son saludables

Más Industrias
Seguinos en

El 63% de los alimentos evaluados en un informe no alcanzan el nivel saludable, como tampoco lo hacen el 96% de las bebidas.

El grupo Nestlé, una de las mayores multinacionales mundiales en alimentación, admitió este lunes que trabaja para actualizar su estrategia de nutrición y salud –tales como reducir la sal y el azúcar en sus productos– después de que el Financial Times hiciera público el contenido de un documento interno de la compañía en el que se describe como poco saludables una gran parte de sus alimentos y bebidas.

Se trata de un informe que, según el diario, circulaba a principios de este año entre los altos ejecutivos de Nestlé y que indicaba que más del 60% de los productos de su cartera de alimentos y bebidas no podía considerarse saludable bajo una “definición reconocida de salud”.

El documento dejaba fuera categorías como nutrición médica, alimentos para mascotas, café (Nescafé, Nespresso y Starbucks) y productos para bebés, que no habían sido analizados.

El 63% de los alimentos evaluados no alcanzan el nivel saludable, como tampoco lo hacen el 96% de las bebidas y el 99% de los productos de confitería y helados, según consta en dicha comunicación interna. Mientras que el 82% de las aguas y el 60% de los lácteos sí llegan a dicho nivel.

“Hemos hecho mejoras importantes en nuestros productos, pero nuestra cartera todavía tiene carencias respecto a las definiciones de salud en un panorama donde la presión regulatoria y las demandas de los consumidores no dejan de crecer”, explica el documento difundido por el Financial Times.

Nestlé vende productos muy conocidos en diferentes categorías: chocolates como Kit Kat, Milkybar o Nestlé, helados como Maxibon o La Lechera, bebidas como Nesquik, Nescafé y Bonka, cereales para el desayuno como Chocapic o Fitness, y preparados y congelados como Maggi, Buitoni, Litoral o La Cocinera. También produce alimentos para animales domésticos.

A la espera del nuevo etiquetado frontal

El Ministerio español de Consumo prepara un nuevo etiquetado frontal voluntario para este año, denominado Nutri-Score, que pretende calificar los alimentos de más a menos saludables y plasmarlo en un semáforo con letras y colores (de la A a la E y del verde al rojo).

El sistema, que no sustituye a la etiqueta actual, ha generado un amplio debate: una parte de la industria lo critica y otra lo apoya, y lo mismo ocurre con los científicos, que han enviado cartas abiertas a favor y en contra del etiquetado.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.