Avances en la deuda de gestión de envases vacíos de agroquímicos

Más Industrias
Seguinos en

Desde la publicación en el boletín oficial de la ley nacional 27.279 sobre presupuestos mínimos para la gestión de los envases vacíos de fitosanitarios y su reglamentación a través del decreto 134/2018, se ha avanzado a pasos agigantados en una deuda histórica ambiental que el sector agrario tenía.

Los productores del campo argentino, especialmente los más jóvenes, son cada vez más conscientes de la responsabilidad que cada agrícola (y el resto de la cadena implicada, como empresas registrantes, productores, distribuidores y autoridades competentes) tiene respecto a los envases de agroquímicos que utiliza.

Los centros de acopio transitorio (CAT), paulatinamente se vuelven cada vez un concepto más familiar y se inauguran con mayor frecuencia.  Un CAT es una instalación que se utiliza para recepcionar, acondicionar, acopiar y derivar los envases vacíos de fitosanitarios a los canales de valorización o disposición final, y que cumplan con las condiciones y requisitos de seguridad que las autoridades competentes dispongan. Es así que en la provincia de Buenos Aires el primer CAT inaugurado fue el de Trenque Lauquen bajo gestión municipal.

Pero no solo son necesarios los CATs, sino que sin un sistema de gestión de los envases tampoco se podría avanzar en la protección ambiental. Uno de los sistemas que más éxito ha demostrado es el de Campo Limpio que han recolectado más de 1 millón de kilos de envases.

La trazabilidad, el manejo seguro de los mismos (pues son un residuo peligroso) y la disposición final y/o el reciclado seguro de los mismo es esencial para evitar la reventa irresponsable de los envases. La ley es clara respecto a esto: impone obligaciones exigiendo los actores que acaten y cumplan las disposiciones, procurando al mismo tiempo que quienes se mantienen por fuera del sistema, regularicen su situación.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.