Pymes, preocupadas por las compras a China.

Más Industrias
Seguinos en

El Gobierno Nacional anunció que está trabajando para volver a facilitar las importaciones a través del sistema de correo internacional, conocido como “courier” o de “puerta a puerta”.

[dropcap]E[/dropcap]ste tipo de compras se realizan mediante tarjeta de crédito a través de páginas de e-commerce ubicadas fuera del país y que permiten acceder a un amplio abanico de productos y a precios competitivos. Luego de las numerosas restricciones impuestas por el kirchnerismo -que siguen vigentes a día de hoy-, se hicieron prácticamente inviables debido al alto costo impositivo.

En sus comienzos, las transacciones internacionales eran utilizadas, principalmente, por empresas
para ingresar muestras o repuestos para maquinaria. En la actualidad, los particulares compran todo tipo de bienes de consumo –destacados los sectores de electrónica e indumentaria- a China o EE.UU.

Al respecto, el titular de la chinaOKAFIP, Alberto Abad, anunció que se viene una importante flexibilización para las operaciones de compra a través de tarjetas de crédito en el exterior. Una de las principales novedades es que, cuando un particular adquiera un bien fuera del país, no deberá ir a buscarlo a una delegación oficial sino que podrá recibirlo en la comodidad de su casa. Por lo pronto, Abad aclaró que no se podrán traer productos que «generen competencia nociva», si bien no especificó qué rubros estarán prohibidos.

La reacción de la industria nacional
La nueva política gubernamental respecto a las importaciones comienza a causar preocupación a un sector del empresariado nacional, en particular a las Pymes.

CAME1Así lo manifestaron desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), donde temen que se habiliten nuevamente las compras «puerta a puerta» por Internet, principalmente las que se realizan a países del sudeste asiático, y advirtieron que esas operaciones le “sacan ventas” a los comerciantes locales. En esa misma línea, el secretario de prensa de CAME, Vicente Lourenzo, enfatizó que “China trabaja con métodos de dumping y saca productos a la venta con los que nadie en el mundo puede competir». Y continuó «como era muchísima la cantidad de dólares que salía y lo que se perjudicaba a la industria local, se le planteó esto al gobierno anterior, y se fijó una restricción», que es la que ahora se levanta.

Desde el sector textil manifestaron que la quita de regulaciones puede ser aprovechada en desmedro de la industria, siempre que no haya controles. Si se libera la importación vía “courier” y no se monitorea el tipo y precio de los productos textiles se ingresan al país, puede terminar afectando a las Pymes del sector.

Mariano Kestelboim, economista y consultor experto de la industria textil, explica que esta medida va a favorecer a los consumidores, ya que van a tener más facilidades para acceder a una oferta más variada y seguramente a menor costo. Pero, como contrapartida, es una variable que contribuirá a deteriorar la actividad interna. Según su análisis, remarcó que la producción textil nacional está cayendo a un ritmo del 15% y que cualquier medida que facilite la importación de productos terminados no ayudará a la recuperación del sector.

Finalmente, desde CAME señalaron que continuarán las gestiones y el trabajo en conjunto con las autoridades nacionales a fin de cuidar el empleo argentino y proteger la industria nacional.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.