Bacteria fertilizante

Investigadores del INTA llevaron adelante un curioso experimento, ya que a través de la modificación de una bacteria, la convirtieron en un fertilizante.

[dropcap]N[/dropcap]o es casualidad que el Instituto Nacional de Tecnologías Agropecuarias nos sorprenda con un nuevo experimento. Ahora, un equipo de investigadores modificó el genoma de una bacteria para que capte nitrógeno del aire y lo transforme en amonio. Este desarrollo permitirá reducir costos y mitigar el impacto ambiental.

¿Cómo es esto? Básicamente, lograron modificar el genoma de la bacteria Pseudomona protegens para que tome nitrógeno del aire y realice la acción explicada anteriormente. De esta forma, se obtiene un fertilizante natural que reduce los costos de producción.

Nicolás Ayub, investigador del Conicet que trabaja en el Instituto de Genética del INTA, se refirió a la importancia de la obtención debido a que “este desarrollo es una excelente alternativa a la fertilización nitrogenada de los cultivos y puede tener un impacto muy grande en la producción de alimentos del planeta”.

Según puede establecerse, las pérdidas de nitrógeno aplicado con los fertilizantes son elevadas, lo que disminuye sensiblemente su uso por la planta y, en consecuencia, los rendimientos del cultivo. De allí el surgimiento de una nueva herramienta promovida por el INTA.

Así, en la búsqueda de una alternativa a la fertilización nitrogenada, el equipo liderado por Ayub se orientó a la modificación genética de Pseudomona protegens, bacteria que protege a las plantas de la acción de patógenos. “Pudimos introducir cerca de 50 genes que codifican para proteínas lo que le permite a la bacteria captar nitrógeno del aire y transformarlo en amonio para que la planta pueda usarlo”, explicó.

En el caso de “Pseudomona protegens al no tener naturalmente esta maquinaria tampoco tiene el aparato que la reprime cuando hay pequeñas cantidades de amonio extracelular”.
El nitrógeno gaseoso (N2) constituye entre el 75 y 80 % de la atmósfera. En ese estado es inerte, es decir que no reacciona con otras sustancias pero, sin embargo, es fundamental para la vida y el crecimiento de las plantas.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.