Argentina quiere extender el régimen automotor con Brasil

Julián Bonfigli
Últimas entradas de Julián Bonfigli (ver todo)

El Gobierno pretende que continúe un año más el tope máximo para importar vehículos sin pagar aranceles. Rousseff, ostenta todo lo contrario.

[dropcap]L[/dropcap]a Argentina propondrá a Brasil que el acuerdo de automóviles entre ambos países, que establece topes máximos para la importación sin aranceles, siga vigente al menos por un año más. Así lo aseguró el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, quien dijo que la propuesta del gobierno de Mauricio Macri será presentada el próximo lunes, en un encuentro de ministros en Brasilia.

El gobierno de Dilma Rousseff en cambio quiere eliminar los topes por completo y aplicar lo que estaba previsto como fase culminante del acuerdo del Mercosur, que es el intercambio de vehículos, libre e irrestricto, sin aranceles. Así lo hizo saber a comienzos de año el ministro de Desarrollo brasileño, Armando Monteiro Neto, quien está a cargo de las negociaciones.

Pero desde el gobierno de Macri se encendieron luces amarillas ni bien fueron eliminadas las restricciones a la importación de autos: durante enero y febrero los despachos desde las terminales automotrices a las concesionarias subieron un 30% en comparación a igual período de 2015.

Ese incremento, en su mayoría, se explica por una mayor importación de vehículos brasileños (la suba de vehículos “nacionales” en ese período fue de apenas 2%). Las terminales, multinacionales en su totalidad, tienen fábricas tanto en la Argentina como en Brasil y vienen reclamando el libre intercambio de unidades.

En cambio, la exportación de autos argentinos hacia Brasil viene retrocediendo sin pausa. El dato más reciente, de enero y febrero de este año, arroja una caída de las exportaciones de casi 44% en comparación con igual período de 2015. Pero ese retroceso, que ahora se profundiza a la par que el gobierno de Rousseff atraviesa su peor crisis política y económica, no es una novedad.

Hace apenas tres años, en 2013, la Argentina llegó a exportar a Brasil casi 400.000 vehículos, si bien ya en los últimos meses de aquel año el ritmo de las ventas comenzó a decaer. El año pasado, las ventas de vehículos al país vecino apenas superaron las 200.000 unidades. “Entendemos que, tal como están dadas hoy las condiciones en ambos países, no es momento de liberar por completo el comercio de vehículos”, dijo Etchegoyen al diario Clarín el viernes. “La idea es proponer una prórroga del flex actual, que es de 1,5, al menos por un año más”, agregó.

Fuente: Clarín

Julián Bonfigli

De Bernasconi, La Pampa. Periodismo en la ciudad de Bahía Blanca.