Una PyME bonaerense es la primera en producir lácteos funcionales de origen natural

Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

Especialistas del centro de Lácteos de INTI asistieron a una empresa de Chivilcoy en el desarrollo de leche enriquecida en Ácido Linoleico Conjugado (CLA), mediante suplementación dietaria en la alimentación de las vacas.

[dropcap]L[/dropcap]a empresa Prodeo es la primera PyME argentina en lograr productos lácteos funcionales de origen natural como quesos, leches larga vida y chocolatada.

“El trabajo lo iniciamos en el marco de un proyecto financiado por el MinCyT (FONARSEC) junto al INTA, la Universidad Nacional del Litoral y tres empresas, una de las cuales fue Prodeo; mediante el cual conformamos un Consorcio Público-Privado”, detalla Marcelo González de INTI-Lácteos. Junto a su equipo de trabajo asistieron a la PyME de Chivilcoy para lograr una leche funcional que se obtiene mediante suplementación dietaria en la alimentación de las vacas.

Mediante lípidos insaturados de origen vegetal en el alimento de los rumiantes, se logró modificar el perfil de ácidos grasos que conforman la grasa de la leche, disminuyendo la concentración de los ácidos grasos perjudiciales para la salud e incrementando la concentración de Ácido Linoleico Conjugado (CLA) y ácido vaccénico (AV). Ambos con propiedades protectoras de la función cardiovascular y enfermedades crónicas no transmisibles.

“Desde el centro de Lácteos de INTI dimos soporte al desarrollo y análisis para estudiar la viabilidad del cambio en el suplemento dietario, analizando los alimentos del ganado, la leche cruda, y los productos finales, comprobando la existencia y persistencia del CLA y ácido vaccénico”, comenta Alejandra Rodríguez.

Marcelo adelantó que la empresa prevé seguir desarrollando con el Centro otros lácteos funcionales con alto contenido de CLA y otras moléculas bioactivas, que se puedan incorporar a la dieta en forma amplia, sencilla, y que ayuden a mejorar la calidad de vida de los consumidores de estos productos.

«Además dimos asistencia técnica en el tambo y planta de la empresa para la implementación de Buenas Prácticas Ganaderas (BPG), Buenas Prácticas de Manufactura, (BPM) y trazabilidad” explica Marcelo, quien agrega que también trabajaron en el diseño higiénico-sanitario de una nueva planta láctea para la elaboración de leche y quesos con su marca “Mamá Mecha”.»

ALIMENTOS FUNCIONALES
El término genérico “alimento funcional” se utiliza para identificar alimentos con componentes que poseen propiedades adicionales para la salud de los consumidores que superan al beneficio clásico de un aporte de nutrientes (John A. Milner, 1999). Es decir, refiere a aquéllos alimentos que proporcionan beneficios para la salud más allá de la nutrición básica y que, además, son capaces de demostrar científicamente que el alimento mejora una o varias funciones en el organismo.

En el caso de la leche desarrollada por investigadores del INTA, se trata de un producto que, a partir de la modificación en el perfil de ácidos grasos de la leche (reducción de grasa saturada), favorece la salud del consumidor de manera natural, es decir, sin el agregado de productos químicos. Como los compuestos funcionales están incorporados naturalmente a la leche, el aprovechamiento (biodisponibilidad) por parte del consumidor es superior y no se modifica la calidad organoléptica, o sea, el sabor de la leche. A los beneficios de la leche CLA, se suma que mejoran el metabolismo de las grasas, ayudan a equilibrar el colesterol bueno y malo, aportan el balance correcto de Omega 3 y Omega 6 y no pierden sus propiedades cuando se la usa para elaborar cualquier comida. Además, la leche CLA (única en Latinoamérica), es apta para celíacos y altamente aconsejable para bebés, niños y madres lactantes. Con un mínimo incremento en costos de alimentación (aporte de suplementos a base de aceites vegetales polinsaturados) se consiguen profundos cambios en el valor saludable de la grasa láctea.

Cabe destacar que, desde INTI asisten y fortalecen a las empresas del sector lácteo en la formulación y desarrollo de productos con distintas funcionalidades y propiedades nutricionales especiales, como así también la aplicación de nuevos ingredientes y aditivos, generando productos que permitan aumentar el valor agregado, y la transferencia de tecnología al sector lácteo.

Estudian además los fenómenos que alteran la calidad y la vida útil de los productos: estabilidad de productos lácteos, defectos en quesos, rancidez en productos lácteos, estudios de la interacción de productos lácteos y sus envases, otros.

Desarrollan productos lácteos innovadores, más saludables o adaptados a necesidades de los consumidores, como por ejemplo: quesos
y dulce de leche elaborados con leches de cabra, oveja y búfala (no tradicionales), productos funcionales “saludables”, como los quesos con alto CLA (alto contenido de ácido linoleico conjugado), productos lácteos elaborados a partir del suero, etc.

 

 

 

 

 

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.