Proponen relanzar 10 proyectos de gas en Vaca Muerta

El gobierno busca negociar con las empresas cómo se instrumentarán los aportes.

Diez proyectos no convencionales de gas podrían adelantarse, si el ministro Juan José Aranguren consigue imponer su plan de incentivos a la producción del fluido, que se negocia con las operadoras y cuya aplicación podría demorarse varias semanas.

El gobierno nacional aspira a que las operadoras adelanten sus proyectos de desarrollo no convencional para poder acceder a un precio garantizado, que irá desde los actuales 7,5 dólares a los 6 dólares el millón de BTU por los próximos cuatro años.

Lo que no está claro aún es qué requisitos deberán cumplir. La intención de Aranguren es que las empresas presenten sus planes en el ministerio de Energía y que se analice de este modo caso por caso para ver si corresponde otorgar un subsidio. Hasta ahora, esos aportes se entregaban para todo el gas nuevo que saliera de los pozos. Pero ahora se aspira a que el precio garantizado funcione, para que las empresas aceleren varios proyectos que están en marcha.

Según se pudo constatar, hay al menos una decena de pilotos de tight y shale gas que podrían garantizarse un precio sostén por cuatro años. Algunos de ellos están muy avanzados, como es el caso de Lindero Atravesado de PAE (que ya superó sus compromisos de la etapa inicial) o Rincón del Mangrullo, de YPF, donde está agotada la capacidad de comprensión y transporte.

Sin embargo, existen otros que están más “verdes” y tienen gran potencial, como Río Neuquén (YPF-Pampa-Petrobras), El Mangrullo (Pampa), Estación Fernández Oro (YPF) o los dos pilotos de Total en Aguada Pichana. Con precio garantizado, las empresas podrían encontrar un aliciente para adelantar la perforación de pozos. El problema, es de dónde sacar el dinero para ponerlos en valor.

Hay más proyectos no convencionales en marcha. YPF y Dow avanzan a muy buen ritmo en El Orejano, el principal programa de gas de Vaca Muerta. Pero esta situación sería distinta, porque ese recurso ya tiene mercado: la industria petroquímica. Dentro de la concesión de Loma la Lata, la petrolera nacional tiene un promisorio proyecto de tight en Sierra Barrosa.

Un repaso por los proyectos no convencionales con concesión de 35 años otorgada, deja ver que, de los 19 que existen, sólo dos (Lindero Atravesado y Río Neuquén) son de gas. El resto son de petróleo, en el mejor de los casos con gas asociado.

Los demás proyectos mencionados (que no son todos los que existen, sino los que más avanzaron) funcionan bajo una concesión convencional, por lo que seguramente deberían redefinir el plan de negocios para conseguir un permiso de explotación más largo.

Clara Fernández Herrerías

Periodismo gráfico y radial, Bahía Blanca.