Mejorá tu performance ejercitando mente – cuerpo – respiración.

Juan Martín Torchiaro

Juan Martín Torchiaro

Juan Martín Torchiaro (BHARU) ha dedicado gran parte de su vida al estudio de artes orientales, mayoritariamente al Kung Fu en varios de sus estilos. Durante el camino, iniciado en la adolescencia, fue encausando su propósito, buscando rescatar el verdadero aporte y espíritu que para él envuelven a estas artes milenarias.
Hoy, se siente identificado con la práctica y transmisión del Qigong (Chi Kung), como vehículo general, para desarrollar y potenciar el flujo de vitalidad (Chi) y por consiguiente el estilo de vida.
Juan Martín Torchiaro

Últimas noticias de Juan Martín Torchiaro (ver todo)

AknandaLa vida moderna nos invita a querer realizar cada vez más acciones.La incorporación de la tecnología a la vorágine diaria, representada en estar “conectados” prácticamente las 24hs,  sumado a la necesidad de cumplir nuestros objetivos personales y profesionales, hace sentir que el tiempo no alcanza o lo que es peor que la energía no es suficiente para ser todo lo que quiero ser.

El desafío es cada vez mayor, la exigencia es superior. Aprender a gestionar las emociones, y a administrar la energía, comienza a ganar terreno dentro de las competencias que las organizaciones y /o personas deben adquirir para desplegar su mayor potencial, y así lograr un óptimo desempeño. Adaptabilidad, Flexibilidad, Liderazgo, Empoderamiento, son facultades solicitadas para encausar productividad y resultados.

Ahora bien, cómo puedo mejorar mi performance y adquirir tales baluartes además de contar con talento. Formación y capacidades adquiridas, la performance  general, recae en gran medida en la calidad de dialogo que tenemos entre  “la mente”, “el cuerpo” Y “la respiración. Este triángulo, sustenta la base del funcionamiento del ser. Cuanta mayor conexión, coherencia y unidad exista en estos 3 eslabones, mayor armonía, bienestar, energía y salud tendré para la realización de mis acciones. Cuando estos pilares maniobran de manera aislada, o separada, será el caldo de cultivo para la gestación de miedos, ansiedad, estrés, nubes de pensamiento permanentes, insomnio, etc. En otras palabras, reduce mi potencial o performance. Si bien todos convivimos con estas emociones, es notorio observar como hoy en día están exacerbadas, a raíz del ritmo que impone el mundo actual.

Para entrenar el cuerpo –mente –respiración, proponemos las siguientes distinciones, al margen de cualquier práctica deportiva que siempre es bienvenida:

Técnicas Corporales: Alineación y equilibrio, flexibilidad y fuerza. Mejora tus hábitos de movimiento, para favorecer la circulación sanguínea, y un uso más eficiente del organismo.
Técnicas de Respiración: Amplia tu capacidad pulmonar. Aumenta la oxigenación general del organismo.
Técnicas de Concentración: Enfoca con más claridad. Amplia tu capacidad de concentración y conquista tus objetivos entrenando la intención.
Técnicas de Meditación: Recarga tu energía. Desarrolla la intuición y creatividad. Integra los tres pilares y vuelve la calma.

Todas estas técnicas se resumen en actividades tales como: QiGong, Meditación, Mindfulness, Tai Chi, Yoga, etc.

Observamos que si bien estas disciplinas están cada vez más instaladas en la diaria actual dentro del contexto personal y organizacional, aun no forman parte de la estrategia de RRHH o del hábito cotidiano. Sin embargo, considero que es parte de la “educación” venidera,  es la evolución para adaptarnos mejor a esta realidad, de una manera natural y saludable. En los últimos años, la ciencia, ha validado los beneficios de las disciplinas cuerpo-mente. Conceptos y técnicas ancestrales al servicio de la vida moderna.

¡Esperamos haber inspirado a personas y organizaciones a que se animen a experimentar y puedan sacar sus propias conclusiones y reflexiones!

¡Hasta el próximo encuentro!

Namasté
Juan Martín Torchiaro.
Aknanda Healing Arts

Compartí en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Juan Martín Torchiaro

Juan Martín Torchiaro

Juan Martín Torchiaro (BHARU) ha dedicado gran parte de su vida al estudio de artes orientales, mayoritariamente al Kung Fu en varios de sus estilos. Durante el camino, iniciado en la adolescencia, fue encausando su propósito, buscando rescatar el verdadero aporte y espíritu que para él envuelven a estas artes milenarias. Hoy, se siente identificado con la práctica y transmisión del Qigong (Chi Kung), como vehículo general, para desarrollar y potenciar el flujo de vitalidad (Chi) y por consiguiente el estilo de vida.