Las impresoras 3D y su impacto en lo cotidiano

Más Industrias
Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

La impresión 3D dejó de ser una tecnología reservada a los especialistas. Hoy, se aplica para acelerar los procesos de diseño, innovación y producción de las empresas, y para adecuarse con velocidad al gusto de los consumidores.

Según el informe Robotlución, “El futuro del trabajo en la integración 4.0 de América Latina”, un informe realizado por el BiD, que analiza el fenómeno de la automatización del empleo y su impacto en la matriz productiva y exportadora de la región de sudamericana, en el mundo este mercado se expande al 37% anual. También, la robotización plantea desafíos al comercio internacional y abre oportunidades de trabajo para las Pymes y profesionales.

En este marco, las impresoras 3D tienen un rol fundamental, ya que  partir de esta tecnología, que fabrica objetos físicos a pequeña escala desde un modelo digital diseñado en una computadora, pueden fabricarse desde juguetes, y utensilios de lo cotidiano, hasta piezas de autos y turbinas de avión. Además, vale aclarar que los sectores automotriz, aeronáutico, defensa, electrónica, medicina y arquitectura son usuarios claves, según el informe antes mencionado.

En el mercado existen actualmente distintos modelos de impresoras 3D, de sinterización láser, donde un suministrador va depositando finas capas de polvo de diferentes metales y un láser funde cada capa con la anterior, de estereolitografía donde una resina fotosensible es curada con haces de luz ultravioleta que la solidifica, de compactación, con una masa de polvo que se compacta por estratos y de adición, o de inyección de polímeros, en las que el propio material se añade por capas.

Si se realiza una análisis más complejo, se puede evidenciar que con la aplicación generalizada de impresión 3D algunos oficios pueden verse reemplazados en el futuro; pero al mismo tiempo, se podrá generar empleo en los rubros de diseño, software, nuevos insumos y materiales, centros de impresión especializados y soluciones de comunicación online. Como es el caso de Mauricio Sanchotena, emprendedor quién tiene una empresa llamada Impresionarte 3D y desde su casa realiza diseños e impresiones 3D para clientes ubicados en distintos puntos del país.

El campo de la medicina es uno de los más avanzados en cuanto al uso de las impresoras 3D. Un primer ejemplo de esto es que en Estados Unidos, la FDA aprobó en agosto de 2015 el primer medicamento que puede ser producido por impresión 3D. La impresión 3D de medicamentos puede permitir a los médicos recetar dosis más precisas, ajustadas a las necesidades de cada paciente. En el terreno de la alimentación podemos comprender que una súper manga de chocolates o dulces fundidos, no deja de ser una impresora 3D. En lo educativo, se han llevado a cabo diversas innovaciones en distintas instituciones y niveles, uno de los ejemplos es el desarrollo de  juegos destinados a la enseñanza y el aprendizaje de conceptosmatemáticos destinados a estudiantes ciegos o con discapacidad visual.

Según el informe Robotlución, el uso de impresión 3D también impacta en los flujos de comercio internacional. En este sentido se analiza que tradicionalmente, se concibe al comercio internacional en términos de un contenedor, que traslada un bien de un punto a otro del planeta a través de un barco, pero actualmente, con este paradigma todo ha cambiado. Así, con la explotación de las impresoras 3D estamos ingresando a la llamada era del ‘post-contenedor’. Al respecto, Sanchotena afirma que “con una impresora 3D se puede producir, fabricar y trasladar un bien de un punto a otro del planeta, y esto está asentado en el hecho de que existe la posibilidad de diseñar algo en la pc y después de unas horas tenerlo en la mano”.

En lo que respecta a su emprendimiento, Sanchotena afirma que en sus comienzos le costó poder explicarles a las personas qué era lo que él podía hacer con su impresora, cuáles eran las potencialidades y de qué manera podía beneficiar a sus clientes. Hoy está más afianzado, y de algo que había comenzado como un hobby o pura curiosidad, ya no logra a veces cumplir con toda la demanda que se le solicita, aunque todavía no lo ha podido constituir como un negocio rentable.

Compartí en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.