La robótica tiene su punto de encuentro en Bahía Blanca

Soledad Reuque
Seguila en

Soledad Reuque

Periodista de gráfica y radio de la ciudad de Bahía Blanca. Actualmente dicta clases en el Instituto Superior en Ciencias de la Comunicación Social.
Soledad Reuque
Seguila en

Últimas noticias de Soledad Reuque (ver todo)

Desde el año 2003 se realiza una competencia que reúne a estudiantes secundarios y universitarios, y jóvenes ingenieros que demuestran todos sus conocimientos en una jornada. Cristian Rígano y Eric Sánchez del Grupo de Robótica y Simulación de la Universidad Tecnológica brindaron más detalles de esta singular actividad.

Revista Más Industrias | +Industrias¿Cómo nació el grupo y la idea de la competencia?

Cristian Rígano: El grupo surgió en el año 2002, dentro de la carrera de Ingeniería Eléctrica de la UTN. Empezamos a automatizar una silla de ruedas para personas cuadripléjicas. Se hizo con un PLC (Controlador Lógico Programable) que es un elemento industrial y era lo que teníamos a mano en plena crisis. Queríamos empezar a hacer algo, un automatismo, y logramos que soplando y aspirando se manejara la silla. La mostramos en alguna exposición y quisimos seguir, aunque no daban los costos, había que pensar en reducirlos. Empezamos por los microcontroladores, un prototipo que fue un robot que detectaba y esquivaba objetos. Como nos embalamos, fabricamos un robot seguidor de línea, y fuimos evolucionando de a poquito.

Se nos dio por investigar y ver qué había de robótica en el país, más que nada para fomentar la robótica en la educación, que es a lo que apunta nuestro grupo. Había competencias de robótica pero que utilizaban kits comerciales, que en esa época había que conseguirlos en dólares. A nosotros también se nos hacía difícil comprar los elementos para armar el robot.

Eric Sánchez: Tiempo después detectamos una sola competencia que tenía cierto historial que usaba kit Lego. Vimos que había un hueco para llenar, en las escuelas los estudiantes podían armar un robot desarmando impresoras, un mouse.
CR: La finalidad es netamente educativa, que el chico arme el robot y ponga en el diseño todo su conocimiento técnico, que asocie lo que veía en un pizarrón. Matemática, programación, lógica, física, electricidad, mecánica, muchas cosas se ven en la escuela y se complementan en un proyecto. El chico se motiva a competir y a mejorar su diseño año a año.

¿Cómo fue recibida la competencia? CR: En el año 2003 organizamos la primera, participaron cuatro robots, de los cuales uno no anduvo. Con esfuerzo y trabajo fuimos creciendo, hasta tener en la décima edición un pico de 150 robots de todo el país y han venido hasta delegaciones extranjeras.

¿Cuáles son las características del torneo?

CR: La competencia es libre, cualquiera puede venir representando a una institución o en forma particular. La primera modalidad que hacemos es lo que se conoce como SUMO, que se basa en dos robots que pesan máximo tres kilos y miden 20 por 20, siendo la altura libre. El robot es completamente autónomo, una vez que el participante lo prende tiene que tomar todas las decisiones, basadas en la programación que le hizo el grupo. Lleva un trabajo de un año.

¿Hay otras categorías?

ES: Fuimos creciendo con el correr de los años. Tenemos también una pista de carrera con circuito cerrado en donde compiten dos robots, completamente autónomos, el que llega primero gana. Hay laberinto que requiere mucho trabajo de programación, hacemos futbol a radio control por bluetooth, y estamos viendo la posibilidad de hacer una carrera de drones.

Después de tantas competencias, ¿qué reflexión hacen?

ES: cuando los chicos fueron egresando de las escuelas secundarias querían seguir participando, y eso es bueno. Nuestra idea es abrirles la cabeza para que puedan diseñar sus cosas, sus propios proyectos.

CR: Se necesita materia pensante para resolver problemas. Eso nos motiva a seguir con las competencias.

Compartí en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Soledad Reuque

Periodista de gráfica y radio de la ciudad de Bahía Blanca. Actualmente dicta clases en el Instituto Superior en Ciencias de la Comunicación Social.