Estudiante de Derecho distinguida por su plan ecológico

Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

Stefanía Bulleri tiene 19 años y es estudiante de Abogacía en la UNS. Es oriunda de Villa Regina (Río Negro) y con su plan de negocio “Construyendo Ecología” ganó uno de los segundos premios del “Concurso Mi Primera Empresa”, promocionado por el BBVA Francés.

[dropcap]E[/dropcap]lla presentó un proyecto que propone fabricar ladrillos ecológicos incorporando en su manufactura desechos de yerba mate, y obtuvo 30 mil pesos como reconocimiento.

Los hornos de ladrillos emiten un humo altamente contaminante y la yerba mate tiene propiedades que los inmunizan. Ambas funciones convergen en la cocción ecológica de uno de los principales insumos de la construcción.

Según explica, cuando cursaba segundo año, veía cómo la yerba de quienes tomaban mate se apilaba en la basura, amontonándose con la de los miles de estudiantes que la vertían como consecuencia del extendido hábito. “¿Qué podemos hacer con todo este desperdicio?”, se preguntaba junto con su novio, hasta que un día se alinearon los planetas con el efecto altamente contaminante del medio ambiente que generan los hornos de ladrillos, que queman a leña.

Yerba más cocción del insumo básico para la construcción dio como resultado la idea de fabricar ladrillos ecológicos, que se pudo plasmar cuando se enteró del certamen convocado por BBVA Francés y decidió presentarlo como un plan de negocio. “Ahora, con el premio, intentaremos probarlo y ver si funciona. El plan nos resultó muy útil y práctico. Tenía conocimientos de economía y pude completar fácilmente los pasos del modelo Canvas de la plataforma”, afirma.

El negocio al margen de la carrera
Este proyecto se enfoca básicamente en incorporar desechos de yerba mate en la elaboración de ladrillos ecológicos, con el propósito de concientizar y recuperar residuos para el reciclado y así disminuir la contaminación ambiental que producen los ladrillos convencionales. “Lo habíamos estado viendo antes de saber del concurso, pero ahora con el premio, en caso de que sea factible, pienso seguir igual con la carrera y paralelamente desarrollar el negocio”, dijo Stefanía. “Entre mate y mate, escuchamos una vez el tema de los ladrillos y la contaminación que generan cuando se cuecen en los hornos. De ahí salió la idea de mezclar todo junto y comercializarlo”, sostuvo.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.