Enrique Mosconi, el defensor de YPF

Más Industrias
Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

Enrique Carlos Alberto Mosconi nació en febrero de 1877. Era hijo de Enrico Mosconi, un ingeniero italiano que llegó al país contratado para la construcción de ferrocarriles y vías en Rosario, Córdoba y Mendoza; y de María Juana Canavery, una argentina descendiente de irlandeses.

+Industrias | Más IndustriasLuego de cursar sus estudios en el Colegio Militar de la Nación, y de graduarse con diploma de honor como subteniente de infantería, asistió a la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en donde obtuvo el título de ingeniero civil.

Entre 1906 y 1908 Mosconi fue parte de una comisión de graduados argentinos enviados a Italia, Bélgica y Alemania para estudiar y adquirir plantas de energía hidroeléctrica y gasífera.

En tal sentido, se lo reconoce como el promotor y organizador de la explotación integral del petróleo en la Argentina. En 1922, durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear, se lo designó director general de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, cargo que desempeñó durante ocho años.

Allí, dedicó grandes esfuerzos para incrementar la exploración y desarrollo de la extracción de petróleo, impulsando también otras  áreas como la industrialización, almacenamiento y distribución.

Durante su gestión rompió con la dependencia que imponían las alianzas internacionales, tales como la Standard Oil y la West Indian Oil Co., filial de la primera. A esta actividad, Mosconi la denominó “independencia integral” y lo impulsó a expresar que “los grandes trust son organizaciones insaciables, difíciles de dominar una vez que han tomado de las tierras y se les ha acordado facultades y derechos”.

YPF recibió un monto inicial de 8 millones de pesos de parte del Gobierno, y desde ese momento fue autosuficiente, financiándose a sí misma con las ganancias provenientes de la extracción de petróleo y, por supuesto, sin préstamos ni inversiones extranjeras.

Mosconi estuvo cerca de lograr que la ley de nacionalización del petróleo fuese promulgada en 1928, pero la oposición de un Senado dominado por los conservadores lo impidió. Tras el golpe de 1930, renunció a su cargo porque no quería trabajar para un gobierno golpista antidemocrático. El general Félix Uriburu lo citó en la Casa Rosada para ordenarle que viajara a Italia en una misión de estudios. Al regreso, en 1931, Agustín P. Justo designó a Mosconi Director de Esgrima y Tiro del Ejército, quedando relegado a un papel meramente protocolar. Poco después, en 1933, sufrió un ataque de hemiplejía que soportó a lo largo de siete años.

+Industrias | Más IndustriasYa retirado de su vida profesional y pública testimonió su obra en el libro El Petróleo Argentino 1922-1930.

Falleció el 4 de junio de 1940 en la casa que compartía con sus dos hermanas en la calle Aráoz 2592, adquirida con un préstamo del Banco Hipotecario Nacional y se encontraba hipotecada por falta de pago de cuotas.

Compartí en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.