El INTA continúa detrás del tambo robótico

Julián Bonfigli

Julián Bonfigli

De Bernasconi, La Pampa. Periodismo en la ciudad de Bahía Blanca.
Julián Bonfigli

Últimas noticias de Julián Bonfigli (ver todo)

La entidad experimental junto a una reconocida firma comercial se encuentra investigando cómo implementar el sistema de ordeño voluntario.

Mientras que la tecnología se adueña de la escena en todos los ámbitos, el INTA Rafaela y a la empresa DeLaval se embarcaron en un proyecto inédito: instalar un VMS (‘Voluntary Milking System’) o ‘Sistema de Ordeño Voluntario’.

Para el INTA, lo que se busca es anticiparse a tecnologías que indefectiblemente “van a llegar”. Para la empresa de equipamiento, por su parte, se trata de validar en las propias condiciones, una tecnología que viene a dar respuesta a uno de los grandes retos que enfrenta la actividad: la dificultad para conseguir mano de obra.

“Si nosotros podemos sustituir la tarea pesada y rutinaria, creo que estamos dando la posibilidad de que las nuevas generaciones se entusiasmen”, explica Carlos Callieri, gerente de Bienes de Capital de DeLaval.

La comida en el robot constituye uno de los atractivos para que la vaca se retire de la pastura y quiera ir a ordeñarse. La obra civil se inició hasta enero del año siguiente, donde ambas partes aportaron recursos: el INTA, el predio, los animales y la infraestructura; y DeLaval, las “tecnologías de precisión” a validar.

De esta manera, se optó por un “Sistema de tres vías”, es decir con tres alternativas de alimentación: un corral con comida y dos áreas de pastoreo, entre las cuales las vacas transitan, a distintos horarios, según lo programado en el software. Para manejarlo, no es necesaria persona alguna. Puertas inteligentes de aparte autorizan o no el paso de los animales entre las distintas áreas.

El otro estimulante del sistema es la pastura, donde es preciso asignarle la cantidad adecuada de metros cuadrados por animal, ya que si es mucha, las vacas no tendrán estímulo para moverse hacia el VMS y si es poca, disminuirá la producción individual. La primera vez que ingresa un animal al sistema se le debe mostrar al brazo robótico la posición de los cuatro pezones.

Compartí en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Julián Bonfigli

De Bernasconi, La Pampa. Periodismo en la ciudad de Bahía Blanca.