El Gobierno español plantea un impuesto a las grandes tecnológicas del 3%

Más Industrias
Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, planteó ayer, que la conocida como ‘tasa Google’ se sitúe en el 3% para las grandes tecnológicas, que gravaría la publicidad, la venta de datos de los ciudadanos y las transacciones entre los particulares y el comercio.

En declaraciones a la prensa tras comparecer en la Comisión de Hacienda de Senado, Montero especificó que este gravamen, que se tramitará como una proposición de ley al ser un impuesto nuevo, afectará a las multinacionales tecnológicas con una facturación superior a los 750 millones de euros en el mundo y 3 millones en España.

La ministra especificó que el Ejecutivo plantea trasponer exactamente la propuesta europea que fija el tipo en el 3% y ha incidido en que va dirigida a empresas digitales en el negocio de la compra, de la hostelería y de algunos transportes.

Montero señaló que Hacienda trabaja para recabar el apoyo de Podemos y de otras fuerzas políticas de cara a presentar esta proposición de ley, que sería tramitada prácticamente al mismo tiempo que los Presupuestos de 2019, y puntualizó que el Ejecutivo trabaja intensamente para que todo esté listo en noviembre.

Resaltó que este nuevo impuesto no va dirigido a una empresa particular sino a gravar unas actividades que hay en las redes y que son denunciadas por los sectores tradicionales al no tener una fiscalidad adecuada.

Respecto al contenido de los Presupuestos, confirmó que se reducirá el IVA de los productos de higiene personal femenina del 10% actual al tipo superreducido del 4%, ya que la fiscalidad actual es “discriminatoria”. Además, explicó que se está “trabajando” también en lo relativo al IVA veterinario, que actualmente se sitúa en el 21%.

Sociedades: “las pymes pagan más que grandes compañías”
Además, volvió a defender que “paguen más lo que más tienen y que reciban más lo que más lo necesitan en términos de salud, educación o de ayudas al alquiler”, por lo que abogó por una “redefinición de la fiscalidad” que, ha asegurado, “no va a afectar en modo alguno ni a la clase media ni a la clase trabajadora”. En concreto, afirmó que se subirá el IRPF a rentas superiores “a 140.000 o 150.000 euros”, es decir a aquellos que ganen más de 10.000 euros al mes. Así, ha recordado que el sueldo más frecuente en España es de 16.497 euros brutos anuales, por debajo de 1.000 euros al mes.

Además, verá la luz un tipo efectivo mínimo del 15% en Sociedades para grandes corporaciones, de forma que “no puedan valerse del elevado número de bonificaciones y exenciones” que hacen que las grandes compañías tributen a un tipo más bajo.

En este sentido, indicó que el último boletín recaudatorio refleja que las grandes corporaciones tributan a un tipo efectivo menor que las pequeñas empresas y es que las empresas que facturan menos de 8 millones de euros pagan más que los que se sitúan por encima de ese nivel. De hecho, aseguró que actualmente se recauda por Sociedades menos que en 2007 a pesar de que el volumen de negocio es igual o superior al de ese año.

Por el contrario, se negocia para bajar dos puntos el tipo que pagan las pequeñas y medianas empresas que factura menos de un millón de euros al año por el impuesto de Sociedades, por lo que pasaría de un 25% al 23%.

Impuesto a transacciones financieras y fiscalidad verde
En el ámbito europeo criticó el “retraso” en una fiscalidad común y el espacio único europeo para que haya figuras fiscales “homologables”, si bien ha valorado que la Comisión Europea trabaja “intensamente” con propuestas como que las compañías digitales declaren y graven sus beneficios allí donde su negocio alcanza un volumen determinado. También detalló Montero que se están explorando “distintas opciones” sobre el impuesto de transacciones financieras, que se constituirá “en línea con Europa”.

En este punto indicó que el Gobierno se ha decantado por que la aportación tributaria de las entidades financieras provenga por otras figuras, como Sociedades o el impuesto a transacciones financieras, distintas a la creación de un impuesto específico a la banca, aunque dijo que se esperará a ver el comportamiento en 2019 sin descartar acudir más tarde a otras figuras.

Igualmente, se llevará a cabo una revisión “profunda” de la fiscalidad verde, un paquete de medidas en el que trabaja el Ministerio de Transición Ecológica en el marco de una nueva ley que reducirá el diferencial de la tributación entre la gasolina y el diésel, aumentando el gravamen del gasóleo, sin afectar a transportistas ni autónomos.

 

Lista de morosos y ley de lucha contra el fraude

La titular de Hacienda, aseguró que el nuevo modelo fiscal se dirige a “blindar” el Estado de bienestar, también explicó que se simplificarán las arquitecturas fiscales “complejas” actuales para “ponerle una alfombra” a los inspectores de Hacienda allí donde se detecten bolsas de fraude. El Gobierno aprobará una ley de prevención y lucha contra el fraude para poner “luz y taquígrafo” a los complejos tramados societarios y contribuir a que la Agencia Tributaria cuente con los instrumentos necesarios.

A su vez, hará pública la lista de morosos con Hacienda incluyendo a los responsables solidarios y colaboradores, para que “se sepa quien está detrás de compañías que no cumplen con obligaciones fiscales”, algo que puede ser hasta “disuasorio”.

La ministra justificó todos estos cambios tributarios con el hecho de que España presenta un diferencia del 8 puntos en recaudación tributaria con los países del entorno, por lo que ve “margen” sin que suponga una “carga añadida” para los ciudadanos. “Hay que aspirar a una fiscalidad que supere la diferencia de ingresos, y estar en las mejores cotas del desarrollo de Estado de bienestar”, enfatizó.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.