Coca-Cola compra la cadena de cafeterías Costa

Más Industrias
Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

Coca-Cola anunció que adquirirá la cadena de cafeterías británica Costa, la segunda cadena de café más grande del mundo, por la suma de US$5.100 millones, en lo que parece ser una clara estrategia para reconfigurar su portafolio de negocios en una época en la que los consumidores se están alejando de las bebidas azucaradas y carbonatadas.

El gigante del sector de las bebidas, con sede en Atlanta, describió el acuerdo propuesto como una entrada necesaria al mercado mundial de café en expansión. “Las bebidas calientes es uno de los pocos segmentos del paisaje total de bebidas, donde Coca-Cola no tiene una marca global”, comentó James Quincey, presidente y director ejecutivo de Coca-Cola, tras anunciar la compra. El acuerdo también ofrecerá a Coca-Cola una mayor presencia minorista en Europa y China.

Con su sede en el Reino Unido, Costa sirve sus cafés en más de 30 países en Asia, Medio Oriente, África y Europa, pero no tiene presencia en los Estados Unidos. La mayoría de sus casi 4.000 tiendas se encuentra en Gran Bretaña, donde la compañía genera la mayoría de sus ventas.

Además de cafeterías, Costa tiene máquinas de café de autoservicio en tiendas de conveniencia y en gasolineras.

“Coca-Cola enfrenta el problema a largo plazo de que las personas se están alejando de los refrescos y se dirigen hacia bebidas más saludables o más funcionales como el café”, dijo Jonny Forsyth, analista global de bebidas de Mintel.

“Hace 20 años, la gente tomaba un café por la mañana y una Coca por la tarde. Ahora es más probable que los consumidores tengan un café caliente por la mañana y un café frío por la tarde”.

“Si bien los consumidores estadounidenses son los principales impulsores del cambio, los clientes en Asia, América Latina y Medio Oriente también están comenzando a buscar distanciarse de la Coca”, comentó.

La compra de Coca-Cola ocurre pocos días después del acuerdo al que llegaron Nestlé y Starbucks por US$7.000 millones para vender café Starbucks a granel en autoservicios con el objetivo de revitalizar su negocio de bebidas calientes, ya que los expertos dicen que se ha estancado, especialmente entre los clientes más jóvenes.

Quincey dijo, en una conversación con inversionistas, que los Millennials están dispuestos a gastar su dinero en bebidas, pero que están buscando opciones más diversas.

El ingreso de Coca-Cola en el sector de los cafés la convertiría en una “compañía total de bebidas”, de acuerdo con los materiales de presentación de los inversionistas.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.