Cirugía digital robotizada, ¿la nueva revolución quirúrgica?

Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

Los avances tecnológicos en equipos y dispositivos médicos dan lugar a esta novedad en el área de la medicina. Acompañando la tendencia en modalidades de intervenciones médicas menos incisivas y de precisión surge la cirugía 4.0. Realizamos un recorrido por sus principales características y las revoluciones anteriores que motivaron su surgimiento.

[dropcap]C[/dropcap]omo resultado de la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas surge en el campo quirúrgico de la salud la denominada “cirugía digital”, conocida también como “cirugía 4.0” o “cirugía cognitiva”. En la actualidad un claro ejemplo de las consecuencias de la digitalización. Las bondades de este método se traducen en una mayor visualización del campo de operación, mejora la instrumentación y la conectividad, lo que permite analizar minuciosamente los órganos y superficies del cuerpo con mapas y rutas creadas con inteligencia artificial.

En el mundo se realizan más de 12 millones de procedimientos, de los cuales 8 millones son realizados con el método de cirugía abierta, 4 millones con cirugía laparoscopia y 0,7 millones con cirugías robóticas.
Dr Antonio de Lacy

La cirugía 4.0 y la robótica permiten combinar información en tiempo real sobre la anatomía del paciente y los movimientos que efectúa el cirujano. Esto posibilita la corrección o incluso el bloqueo de aquellas maniobras que no se estén llevando a cabo con la precisión suficiente. Del mismo modo, la combinación con técnicas de imagen permite la identificación en tiempo real de estructuras que no son fáciles de identificar o que están situadas en planos profundos. De esta manera, es posible llevar a cabo maniobras mucho más precisas y complejas.

Además, los datos obtenidos de las grabaciones, de los movimientos registrados por los robots y del uso de dispositivos para la creación de modelos de simulación virtual, los científicos pueden generar algoritmos de inteligencia artificial que los ayudarán a tomar decisiones antes y durante la intervención quirúrgica, y además permitirán realizarlas de un modo más fácil y seguro.

¿QUÉ SE PUEDE DIGITALIZAR?
Prácticamente todo. Desde que el paciente ingresa en el consultorio, el diagnóstico realizado ya se convierte en una fuente infinita de datos que pueden ser registrados, almacenados y procesados. Frente a la cirugía clásica, en la que el cirujano operaba “en vivo y en directo”, es decir, viendo directamente la anatomía del paciente, hoy se opera empleando datos. Ello implica que interpretar la anatomía real es una técnica obsoleta.
A modo de metáfora, se puede decir que en la cirugía 4.0 el cirujano navega, diseca, corta y sutura datos: la información que se generó es utilizada luego para medir, cuantificar, rediseñar y modelar los dispositivos empleados y la manera en que se realizan las operaciones.

Robot DaVincci operado por el Dr Antonio de Lacy.

EL CIRUJANO SIEMPRE ES EL PROTAGONISTA
Es importante destacar que la cirugía 4.0 no significa la automatización completa de las intervenciones quirúrgicas, ni que estas sean llevadas a cabo por robots de modo independiente. La implantación de esta metodología de intervención debe llevarse a cabo en un entorno de confianza entre la autonomía de los robots y las máquinas y el uso que el ser humano haga de ellas.

UN POCO DE HISTORIA
Las 3 últimas revoluciones quirúrgicas han tenido lugar en poco más de 50 años. Entre el 1800 – 1900 se llevaba a cabo la “Cirugía 1.0” cuando el único método en era la cirugía abierta, un procedimiento invasivo, con grandes incisiones, con largo tiempo de curación y altos riesgos de sufrir infecciones, sangrados, cicatrización lenta y defectuosa. La cirugía laparoscópica vendría a representar la “Cirugía 2.0”, aplicada hacia 1980 y caracterizada por la intervención a través de pequeños puntos y visualizaciones a través de una pantalla. Ya para el año 2000 apareció la robótica y con ella la “cirugía 3.0”, acompañada por el robot de brazos articulados, conocido como DaVincci, permitiendo mayor precisión y acceso al paciente.

Se reconoce al Doctor Antonio de Lacy como pionero en cirugía digital y robotizada. Se desempeña como jefe del Servicio de Cirugía Gastrointestinal del Hospital Clínic de Barcelona y Director del Instituto Quirúrgico Lacy (IQL) y es un aférrimo defensor de la cuarta revolución científica en el ámbito de la medicina. En este contexto, se lo reconoce como el abanderado de esta nueva forma de hacer y entender la cirugía.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.