Autonomía y comunicación

Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

Hace tiempo se logró la conducción autónoma y generó un gran debate. Ahora, surge una nueva temática que parece que generará beneficios: comunicación con el peatón.

[dropcap]E[/dropcap]n principio, es necesario plantear una gran verdad: el mayor reto para los coches autónomos no consiste en rastrear a otros vehículos ni evitar obstáculos desconocidos, sino que es lidiar con el fenómeno más errático y desconcertante de todos: el comportamiento humano.

Drive.ai, está convirtiendo la interacción humana en una parte clave de su estrategia sumada a la conducción autónoma. La empresa, que cuenta con numerosos investigadores de inteligencia artificial (IA) procedentes de la Universidad de Stanford (EEUU), está desarrollando sistemas que pueden ser entrenados para interpretar los datos procedentes de sensores y controlar el comportamiento de un vehículo.

Dentro de las próximas semanas, la empresa empezará a probar en California (EEUU) vehículos autónomos equipados con pantallas y sistemas de sonido diseñados para comunicarse con los peatones.

Según una experta en robótica que estudió en la Universidad de John Hopkins (EEUU), la empresa es única a la hora de aplicar el aprendizaje de máquinas tanto a la conducción como a la interacción humana. Señala que unas interacciones cotidianas muy sutiles, como pedir disculpas después de cortarle el paso a otro conductor y dar las gracias después de que un vehículo le ceda el paso, serán totalmente distintas con la conducción autónoma.

El primer producto de la empresa será el hardware requerido para actualizar un vehículo para que sea capaz de conducirse solo. Será ofrecido a empresas que operan flotas en rutas específicas, como servicios de entrega o de taxi. Además de sensores y sistemas para controlar el coche, la oferta comercial incluirá el sistema de comunicaciones montado sobre el techo y una novedosa interfaz de a bordo.

La empresa experimentará con texto, sonido, luces y hasta con movimiento para comunicarse con conductores y peatones. La pantalla del vehículo podría indicar a un peatón cuándo resultará seguro cruzar una calle, mientras que el hecho de adelantarse gradualmente podría indicar a otro conductor que le debe ceder el paso.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.