Apple advierte de que los aranceles a China encarecerán sus productos

Seguinos en

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes.
+industrias, más que una revista.
Más Industrias
Seguinos en

Apple, la empresa más grande del mercado en Estados Unidos, cotizaba ayer en baja en Wall Street tras la sugerencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que relocalice su producción para evitar el impacto de potenciales aranceles a China.

El gigante tecnológico con sede en Cupertino (California), que tiene una capitalización superior al billón de dólares, perdía un 1,14% de su valor y era la tercera firma que más retrocedía en una jornada positiva para la Bolsa de Nueva York.

Este movimiento de Apple se sumaba a los experimentados por algunos de sus proveedores en Asia, donde LuxShare Precision cayó un 10 % en la Bolsa de Shenzen y Largan Precision un 7,82 % en la de Taiwán, entre otros nombres.

El pasado viernes, Trump amenazó con imponer otros 267.000 millones de dólares en aranceles a China, que se sumarían a los 200.000 millones que su Gobierno está preparando y a los 50.000 que ya ha aplicado a productos de ese país.

Apple envió una carta a la Administración estadounidense en la que advertía de que esos aranceles, que «en última instancia aparecen como un impuesto a los consumidores de Estados Unidos», elevarían el costo de muchos de sus productos, entre ellos el Apple Watch, los AirPods y el HomePod.

«Los precios de Apple pueden incrementarse debido a los masivos aranceles que podríamos imponer a China, pero hay una solución con la que habría CERO impuestos y, de hecho, un incentivo fiscal», escribió entonces Trump en su cuenta personal de Twitter el sábado.

El mandatario cerró el tweet con la sugerencia de que Apple «haga sus productos en Estados Unidos en lugar de China» y «comience a construir nuevas plantas ahora», mensaje que acompañó del calificativo «¡Emocionante!» y las siglas MAGA (Make America Great Again), su lema de campaña.

Según los analistas estadounidenses, el sector tecnológico tiene visos de ser el más perjudicado si continúa la guerra comercial entre Washington y Pekín, ya que los aranceles de 200.000 millones que prepara EE.UU. elevarían el costo de algunas piezas importadas que se utilizan en la fabricación de productos.

Ayer, analistas de Bank of America indicaron que si Apple responde a la solicitud de Trump pidiendo a sus socios que relocalicen a EE.UU. algunas de sus operaciones de montaje de móviles iPhone, no afectados por los aranceles, eso haría subir su precio un 20 % por los mayores costos laborales.

Asimismo, los mercados están pendientes de la presentación de productos que hará el gigante tecnológico mañana en su sede de Cupertino, donde se espera que el consejero delegado, Tim Cook, anuncie una nueva versión del iPhone, como hace cada primavera, antes de la temporada de compras navideñas.

Más Industrias

Facilitamos la creación de Alianzas Inteligentes. +industrias, más que una revista.